e-Noticies | Blogs blogs e-noticies e-noticies.cat

19 de Desembre de 2012

El clavo ardiendo de Artur Mas

Intenta salvarse agarrándose a un clavo ardiendo. Aun a riesgo de llevar el país a la máxima tensión política y a un desastre económico y social. Su temeridad -y su ‘ego’- no le permiten rectificar.

Puede ser su segundo gran batacazo, después de aquella hazaña mesiánica que le condujo a la perdición. Está poseído por la “rauxa”, a la que empujó en su momento a masas de ciudadanos, y ahora estas le arrastran quizás hacia el precipicio. Por esto se agarra al clavo ardiendo de un pacto sin mucho sentido.

No escarmentó con la primera debacle, que le llevó a perder prestigio y votos -en unas elecciones innecesarias-, y ahora insiste. No se resigna a ser un gobernante normal, de los que saben perder y dimitir. Ha nacido para la heroicidad, parece. “Antes muerta que sencilla”.

Y, otra vez, de cara a la galería vuelve a presentar esta segunda hazaña como el camino hacia ‘la gran ilusión’, que lamentablemente la realidad, después de muchos sacrificios de todos, se encargará más pronto que tarde de desvanecer. Pero el mal de este autoengaño ya  se habrá consumado.

Sin embargo ahora, a Artur Mas, la procesión le va por dentro. Era para ser enmarcada la foto de Mas y Junqueras después del famoso pacto “para la estabilidad” y “el referéndum en 2014”. Junqueras con cara sonriente y aires de vencedor, Mas con rostro preocupado y abatido. Efectos de agarrarse a un clavo ardiendo para salvar el honor temerariamente perdido.

Este pacto es una entrega humillante del líder convergente, Artur Mas, al líder republicano, Oriol Junqueras. ¿Qué necesidad tenía de llegar a este forzado acuerdo, repleto de contradicciones? Quizás la de la supervivencia personal y política después de cerrarse casi todas las puertas, de volar todos los puentes con los demás partidos. Hay que reconocer que los duros ataques desde fuera -principalmente desde el PP y algún diario- han ayudado no poco a que los dos líderes cerraran filas, y sobretodo a una postura de autodefensa de Mas, Pujol, CiU, etc.

Poco recorrido se le prevé a este acuerdo entre dos formaciones políticas que, en el fondo, coinciden en pocas cosas esenciales. CíU no ha sido nunca ni es mayoritariamente un partido independentista, como siempre lo ha sido ERC. Económica y socialmente CiU es de centro-derecha, con un electorado de clase media o burguesa. ERC es claramente de izquierdas. En el texto del pacto predominan la ideología y el programa de ERC. ¿Cómo puede funcionar?

Junqueras es, por tanto, el clavo ardiendo al que se ha agarrado Mas. Exponiéndose a su propia quema y a la de su partido, gobernando con la responsabilidad de inevitables recortes económicos y más impuestos, y con un radicalismo independentista que no le corresponde. Todo parece un mal negocio para Artur Mas.

La única válvula de escape que, inteligentemente, Mas ha conseguido ‘in extremis’en el dificilísimo compromiso impuesto de celebrar el referéndum para la independencia el año 2014, es la cláusula de “excepción” en el caso que “el contexto socioeconómico y político requerieran una prórroga”, pero la nueva fecha “será pactada por las dos partes”. Cláusula sibilina que, hay que reconocer, puede dar mucho juego al president Mas, por ejemplo: volver a adelantar las elecciones. Pero no le arriendo la ganancia...

Para este viaje quizás “no hacían falta alforjas”, ni tensionar tanto la vida pública -catalana y española- ni perder unos años decisivos para salir de la crisis, y que, en lugar de buena gobernanza, serán de parálisis y de enfrentamiento en un interminable y agotador sprint hacia un incierto referéndum con resultado también  incierto.

Tafanera

Blinklist

Fresqui

Del.icio.us

Barrapunto

Digg

Mename

Twitter

Facebook

Afegir un comentari Enviar a un amic  
690
0
Comentaris afegits 
No hi ha comentaris afegits a aquest article.
TORNAR