e-Noticies | Blogs blogs e-noticies e-noticies.cat

20 d'Abril de 2015

RATO BUMERAN

 Los casos de corrupción en España no sólo agrietan los cimientos de la democracia sino que, además, son un lastre que agravan más la crisis del país. Las encuestas de opinión atestiguan que la corrupción política, institucional y económica es el mayor cáncer de la democracia en España. 

 

Desde el año 2000 los  casos de corrupción que más fuertemente han golpeado se han cobrado 6.839 millones de euros, mil millones más que el presupuesto del Ministerio de Defensa para 2013 o cinco veces el valor la plantilla del Real Madrid.

 

Por ejemplo, el caso de los sellos 'fantasmas' de Afinsa y Fórum Filatélico supuso 4.400 millones al erario público. La trama de los ERE sisó por su aparte 900 millones, mientras que Nueva Rumasa se quedó con 500 y la 'Gürtel' con 201. Los 110 millones de 'Palma Arena', los 100 del 'caso Forcem', los 88 de Gescartera, los 45 del 'Pretoria' y los 35 de 'Millet' completan este cálculo. Por último, el 'caso Bárcenas' ha supuesto 22 millones, mientras que las ITV se ha llevado 10, igual que el 'Malaya' y algo más que el 'caso Nóos' que ha costado 8,2 millones. Todo ello sumado a los 22 millones del 'caso Cooperación' en Valencia y los 388.483 del 'Pallerols' dan como resultado la cifra final de 6.839 millones de euros que ha arañado la corrupción de las arcas públicas en esta última década.

El cálculo, sin embargo, tira demasiado a la baja puesto que a lo largo de la última década se han producido muchos más episodios de corrupción aunque de alcance económico menor. Además de que en los últimos casos recogidos las investigaciones siguen en marcha por lo que la cifra defraudada podría incluso aumentar..

 

El escándalo de los ERE en Andalucía, el 'caso Palau', la 'trama Gürtel' o las implicaciones de Iñaki Urdangarin en el 'caso Nóos' entre muchas otras demuestran que la corrupción es transversal, que afecta a todos los partidos, aunque es cierto que mucho más a las grandes formaciones, y a todas las administraciones, tanto la centra, como las autonómicas o las locales. Y siempre es utilizada como arma política contra el adversario en la ya conocida estrategia del "y tu más".

 

Las reacciones de los organismos afectados por algún caso de corrupción son muy parecidas. Primero se apela a la presunción de inocencia, a continuación se recuerdan los episodios de corrupción del resto de formaciones, luego se afirma que se trata de casos aislados y por último se anuncian medidas llamativas para evitar posibles repeticiones en el futuro.

 

Una encuesta publicada por ABC revelaba que el 74% de los ciudadanos considera que la corrupción está aumentando en España y más de la mitad que afecta a toda Europa. Otro dato de interés es que el 89% de la población cree que la justicia trata mejor a los políticos que al resto de los ciudadanos, el castigo para ellos no es suficiente. De esta forma el 86% de los encuestados piensa que todo aquel político imputado debe dejar sus responsabilidades.

Tras hacerse públicas cifras tan escandalosas de la corrupción, como los 22 millones hallados en cuentas suizas al extesorero del PP, Luis Bárcenas, los principales partidos están apelando a grandes pactos contra la corrupción. Pero hasta el momento no ha habido ni una sola firma.

 

Rodrigo Rato no es un nombre cualquier en el Partido Popular, era un referente, una «marca» de la casa, que ahora lleva camino de convertirse en otro «nombre maldito», como el de Luis Bárcenas. En el Gobierno hay preocupación y malestar por lo que consideran una filtración interesada desde dentro, no solo porque el caso Rato complica la campaña electoral de los candidatos del PP, a poco más de un mes de las elecciones, sino porque el mensaje de regeneración democrática, que Moncloa ha querido intensificar para hacer frente a los casos de corrupción, queda claramente «dañado». Para el PP Rato es un Búmeran.

 

Tafanera

Blinklist

Fresqui

Del.icio.us

Barrapunto

Digg

MenÚame

Twitter

Facebook

Afegir un comentari Enviar a un amic  
398
0
Comentaris afegits 
No hi ha comentaris afegits a aquest article.
TORNAR