e-Noticies | Blogs blogs e-noticies e-noticies.cat

28 de Novembre de 2016

FILLON CANDIDATO DE LA DERECHA

 PERIODISMO DIGITAL//.-François Fillon ya es oficialmente el candidato de la derecha francesa a la presidencia de la República. Su rotunda victoria frente a Alain Juppé, con casi el 70% de los votos en la segunda vuelta de las primarias, le convierte en un aspirante fuerte y rebosante de legitimidad. Sobre él, un hombre al que hasta hace pocos meses apodaban Don Nadie, recae desde este momento y hasta las elecciones de mayo la responsabilidad de cerrar el paso al Frente Nacional. Con la izquierda desprestigiada y dividida, se considera casi inevitable que Fillon dispute la jefatura del Estado a Marine Le Pen, la candidata de la ultraderecha, aupada por un Frente que se ha convertido en el mayor partido de Francia.

El candidato de Los Republicanos afronta la campaña en las mejores condiciones. Caídos el pasado domingo Nicolas Sarkozy y su populismo de derecha extrema, ampliamente superado en la nueva votación el mensaje reformista de Alain Juppé, Fillon, representante de una derecha que no se avergüenza de serlo, encabeza ahora una doble revolución: un tratamiento de choque de estilo thatcherista para la economía y un retorno a valores tradicionalistas como familia, nación y catolicismo.

Las primarias de Los Republicanos han constituido un éxito indiscutible. La participación en la segunda vuelta superó la registrada el día 20. Con casi 4,5 millones de votantes, según recuentos parciales, las primarias del gran partido conservador han logrado involucrar al 10% del censo electoral francés. Como cada elector ha pagado dos euros para introducir la papeleta en la urna, las arcas republicanas están repletas. Se estima que, descontados los gastos de organización, quedarán unos 11 millones de euros a disposición del ganador, François Fillon. Es lo que viene a costar una campaña presidencial

La ultraderecha, muy activa en las redes sociales, ha machacado durante los últimos días a Juppé, apodándole Alí Juppé y caricaturizándole como musulmán. Por si eso no bastara, varias organizaciones antirracistas y musulmanas, preocupadas por la profunda antipatía de Fillon hacia el islam, expresaron a última hora su apoyo a Juppé. Ese respaldo no fue de ninguna ayuda para el aspirante derrotado.Hasta ahora, la maquinaria propagandística del Frente Nacional ha respetado a Fillon. El objetivo a abatir era el centrista Juppé. En adelante, sin embargo, no habrá tregua. La ultraderecha dispone de munición: Fillon fue primer ministro del ex presidente Nicolas Sarkozy durante un quinquenio (2007-2012) de mal recuerdo; propone aligerar el cuerpo de funcionarios en 500.000 personas; plantea prolongar la jornada laboral al menos hasta 39 horas semanales, en lugar de las actuales 35 y sin aumentar los salarios.

Ante el candidato de la derecha, Marine Le Pen, con un programa antieuropeo, proteccionista, antimusulmán y antiliberal, se presentará como la campeona de los derechos sociales. Si, como parece probable, la izquierda no tiene representante entre los dos candidatos que el 7 de mayo de 2017 se disputarán la presidencia, a los funcionarios, los sindicatos y a los votantes progresistas les costará elegir entre lo que, para ellos, será una opción muy mala y otra aún peor.

Las dos almas de la izquierda francesa se enfrentarán en unas elecciones primarias de las que saldrá el candidato a las presidenciales del 2017. El Consejo Nacional del Partido Socialista ha aprobado este domingo las modalidades del escrutinio, que se celebrará en dos vueltas, el 22 y el 28 del próximo mes de enero, y se organizará en alianza con el Frente Democrático y la Unión de Demócratas y Ecologistas.

La única incógnita es saber si el presidente François Hollande se presentará. Un interrogante que, según ha adelantado este lunes el secretario general de los socialistas, Jean Christophe Cambadélis, se despejará a finales de noviembre, cuando se conozca el aspirante al Elíseo de la derecha, que también designará en primarias a su cabeza de cartel.

Hollande se ha comprometido a optar a la reelección solo si baja el paro, ahora situado en torno al 10%. Pero incluso con unas buenas cifras de empleo es poco probable que tenga posibilidades de volver al Elíseo. Todos los sondeos dan por hecho que será eliminado en el primer turno de las presidenciales.

Su índice de popularidad ha caído tan bajo que ahora mismo ni siquiera está garantizada su victoria en las primarias socialistas. El díscolo exministro de Economía, Arnaud Montebourg, quien ha anunciado que se someterá a la elección interna, podría ponerle en serios aprietos. Según un sondeo  publicado este lunes en la prensa regional, Montebourg lograría el 52% de los votos, cuatro puntos más que el jefe del Estado.Solo en el caso de que Hollande no se presentara, y lo hiciera su primer ministro, Manuel Valls, sería vencido el rebelde titular de Economía en las primarias socialistas. Pero tampoco Valls tendría opciones en la batalla presidencial.

Sebastià Barrufet Rialp, cronista transversal


Tafanera

Blinklist

Fresqui

Del.icio.us

Barrapunto

Digg

MenÚame

Twitter

Facebook

Afegir un comentari Enviar a un amic  
129
0
Comentaris afegits 
No hi ha comentaris afegits a aquest article.
TORNAR