e-Noticies | Blogs blogs e-noticies e-noticies.cat

08 d'Octubre de 2016

 

 CiU ya no existe. Ahora es por un lado Unió que vaga como alma en pena en ese indeterminado preciso lugar que se encuentra en el purgatorio, antesala de la puerta del cielo y por la otra las partes que se irán desgajando de la antigua CDC, hoy PDECAT -Partit Demòcrata Europeu Català-.

En éste contexto se ha constituido una plataforma denominada "Lliures" que aspira a ser el próximo centro político catalanista. Son sus impulsores Antoni Fernández Teixidó -ex Liga Comunista, CDS y CDC hasta la fecha-, Xavier Cima -ex alcalde de Ripoll, ex diputado en el parlament y marido de Arrimadas- y Roger Montañola -ex diputado en el palament por Unió-.

Es de una muy alta probabilidad que durante el 2017 se celebren elecciones al parlament. El PDECAT se debatirá entre su subida al monte -independentista- y su descenso en votos y escaños. Puede llegar a ser su resultado una vertiginosa apnea electoral preludio de récord en el intento de inmersión que protagonizan los exconvergentes desde los tiempos de Mas.

Ante la previsible inminencia de comicios se está organizando en tiempo y forma un nuevo movimiento político que sustituya a la extinta CiU.

El testigo pretende ser recogido por la suma de los liberales de Lliures y la socialcristiana e histórica Unió. La suma de ambas bien podría denominarse LLiU que además de rimar con CiU, suena similar. Si así fuera sería como un revivir la vuelta a casa del protagonista de un anuncio turronero en Navidad.

En la génesis de Lliures, el peso político de los protagonistas y de aquellos que pueden orbitar a su alrededor -atentos al apellido Vila- es la segura antesala de un goteo constante de incorporaciones al nuevo proyecto y por tanto de deserciones en un PDECAT menguante ante su previsible desalojo del gobierno de la Generalitat.

El desguace programado desde Lliures de la antigua CDC mas la suma de unas siglas históricas como las de Unió pueden conformar una fuerza política catalanista con suficiente empaque para obtener representación en la Ciutadella.

Cuando la antigua Convergència es rehén de las CUP y vota últimamente incluso a favor de la expropiación de viviendas desocupadas hay quien entiende desde la derecha que ese imprescindible una reacción.

Los recientes ejemplos en Galícia y País Vasco donde la moderación y la centralidad se han impuesto a extremismos y populismos hacen que sople a favor el viento para un movimiento político de estas características.

Tanto PP como ¨Ciutadans además del propio PDECAT deben estar atentos al nuevo actor electoral que se está conformando. LLiu aspira a ser la nueva CiU.

 

Sígueme en @SanchezAlaminos 

 

 

 

 

 

Tafanera

Blinklist

Fresqui

Del.icio.us

Barrapunto

Digg

Menéame

Twitter

Facebook

Afegir un comentari Enviar a un amic  
304
0
Comentaris afegits 
No hi ha comentaris afegits a aquest article.
TORNAR