e-Noticies | Blogs blogs e-noticies e-noticies.cat

02 de Febrer de 2009

Para mas de un vecino/na de Barcelona el recuerdo de la Barceloneta son los baños , el club náutico, la playa a espaldas de la ciudad, los chiringuitos, con su olor a paella y pescadito, las barcas recien llegadas con el pescado fresco, pero de tras de todo esto hay gentes que día a día viven, sienten y padecen, algunos mal viven, otros sienten en sus carnes el pasar de los años y ahora se ven amenazados por la avaricia y la especulación, los hay que padecen su perdida de identidad y el desarraigo.
El ayuntamiento con su politica de oidos sordos, sus engaños y el incumplimiento sistematico de los acuerdos alcanzados con los vecinos y vecinas, esta propiciando que la gente mayor no pueda resistir el empuje de las inmobiliarias y la especulación, llegando en muchos casos a !! favorecer el abandono del Barrio !! que les vió nacer.

Jordi Flores

Nàufrags de la Barceloneta (article publicat en el Periódico)

La Barceloneta es el balcón marítimo de Barcelona. Durante años vivió de espaldas a la ciudad. Durante años nadie quería vivir en ese barrio húmedo de pescadores y obreros. Hace seis años las inmobiliarias lo pusieron en su punto de mira. El barrio, forjado en la calle, regresó a ella para decir no a la especulación y a la expulsión de los abuelos.

Aseguran algunos vecinos que la Barceloneta es conocida con el nombre de Òstia por el mal genio que algunos sacan cuando les tocan su barrio. Y, desde hace seis años, parece que no han tenido un día de sosiego. En algo -y llegar a un consenso es un gran mérito en este barrio- están todos de acuerdo: fue en el 2003 cuando empezaron los cambios que han puesto en jaque el modelo de barriada de fuerte arraigo vecinal.

En el 2003, la Barceloneta y sobre todo los quarts de casa --unas 5.800 viviendas-- se pusieron en el punto de mira de las inmobiliarias. Los hombres de negro, como los llaman con sorna, colonizaron la zona. Algunos propietarios vendieron y sus viviendas se convirtieron en pisos turísticos; otros los alquilaron a jóvenes que pagan hasta 1.300 euros por 30 metros cuadrados; a algunos vecinos los echaron, y casi todos los inquilinos empezaron a temer por la subida de los alquileres.

Hace solo un año un informe del Ayuntamiento de Barcelona mostraba que el precio del metro cuadrado, tanto de compra como de alquiler, era el más caro de la ciudad. Algo ya había cambiado: por primera vez vivir en el barrio no era un estigma.

Llegir article i veure vídeos

Enviat per aigua al coll

Tafanera

Blinklist

Fresqui

Del.icio.us

Barrapunto

Digg

Menéame

Twitter

Facebook

Afegir un comentari Enviar a un amic  
2146
0
Comentaris afegits 
No hi ha comentaris afegits a aquest article.
TORNAR