e-Noticies | Blogs blogs e-noticies e-noticies.cat

08 de Setembre de 2016

 

Ayer miércoles tuvimos uno de los episodios de victimismo más extremo de los últimos meses. Cierto es que el procesismo está lleno de episodios victimistas pero el de ayer ya pasó de castaño oscuro para convertirse en una negra y demagógica tomadura de pelo por parte de los dirigentes de ese partido el cual sustituye a la antigua Convergència Democràtica de Catalunya y de nombre Partit Demòcrata Català (PDC).

Las declaraciones de ayer de Marta Pascal y Artur Mas, o los tuits de dirigentes como Neus Munté o el propio President de la Generalitat Puigdemont apelando prácticamente a una persecución política contra ellos por no dejarles el Ministerio del Interior inscribir en el registro de partidos el nuevo nombre de su partido son un insulto a la inteligencia que voy a tratar de desmantelar a continuación.

Lejos de lo que sostienen estos dirigentes nos encontramos con una meridiana realidad: no se impide el registro de su partido por ser quienes son sino que se les pide que con ese nombre y esas siglas no es posible porque genera confusión y hay unas normas que todos los partidos que quieran inscribirse han de seguir para evitar la susodicha confusión. Lo único que les pide el Ministerio, en un requerimiento y no en una resolución de expediente, recalco, es un cambio de nombre puesto que tal como pretenden inscribirse no podrían hacerlo. Y es que existen dos protestas ante el Ministerio de que precisamente si se hacía la vista gorda con el Partit Demòcrata Català en su registro presentarían alegaciones siendo uno de ellos, paradójicamente uno de los partidos que conforman Junts pel Sí, la coalición de gobierno en Cataluña, como son la escisión de Unió llamada Demòcrates de Catalunya.

Entonces, ¿a qué viene tanto aspaviento? ¿A qué viene tanto victimismo? ¿A qué viene Artur Mas a decirnos que no les quieren ver ni en pintura? Lo responde el propio Artur Mas: "Todo esto es una razón más para que la gente vaya a la Diada". ¡Ah amigo!...fer bullir l'olla. Agitprop. Procesismo en estado puro. Respeto siempre, aunque no comparta sus intenciones, a la gente que se manifiesta en la Diada por la independencia pero dudo que esta chapuza en toda regla por parte del PDC sea catalizador de movilización, más bien bastaba ver por las redes sociales el bochorno ocasionado.

Preocupante es el caso de Marta Pascal, la coordinadora general de PDC. El tema no es nuevo porque basta leer este artículo en El País de Nacho Martín Blanco para percatarnos del nivel de sus declaraciones. Así que, si pretende liderar algo solo podrá liderar la demagógia más paupérrima y la mentira como bandera. De veras que conozco gente en su partido con más capacidad por lo menos para no decir sandeces como las que ayer dijo ante Josep Cuní o en TV3. En "Can Cuní" dijo tal cual: "no podemos aceptar que en este país tú no puedas registrar sencillamente porque quien gobierna no está de acuerdo con las ideas políticas de un partido diferente del suyo". En este país llamado España, Sra. Pascal, se registran y se han registrado y se registrarán multitud de partidos que nada tienen que ver con el PP porque por eso es un Estado social y de derecho como emana de nuestra Constitución y no somos una dictadura. Esa declaración no se sostiene ni un segundo: ¿o es que no hay partidos independentistas registrados ante el Ministerio Sra. Pascal? Una responsable política debería ser más cuidadosa con el lenguaje y sobre todo no mentir tan descaradamente. Pero no satisfecha con eso en el Telenotícies de TV3 vino a decir tan ricamente con un cinismo impresionante que en este país se puede registrar un partido con la palabra Falange pero no un partido con la palabra como Demòcrata o como Català. Y es falso de toda falsedad. La palabra Català, comprobado personalmente en la web del Ministerio la tienen 40 partidos y la de demócrata más de 100. ¿Pero cómo se puede llegar a decir semejante barbaridad sin temblarle la voz Sra. Pascal?

En definitiva, el nuevo partido PDC que todavía no se ha registrado es victimista y víctima. Víctima de los errores de CDC y de su principal dirigente Artur Mas. Víctima de haber iniciado la autodestrucción de su partido porque basta hacerse unas preguntas para justificar lo que digo.

¿Fueron los poderes del Estado quienes provocaron adelantar unas elecciones al Parlament e hicieron retroceder a CIU de 62 a 50 diputados en 2012? ¿Fue el Estado quien dinamitó la coalición CIU? ¿Fueron los poderes del Estado quienes plantearon unas elecciones en 2015 a las cuales CDC fue en coalición con otras fuerzas? ¿Es Madrid, entendida como sede del Gobierno Central, la responsable que Trias perdiera la alcaldía de Barcelona y CDC sea prácticamente irrelevante en el área metropolitana de Barcelona? ¿Es Madrid la responsable de que gente de la talla de Fernández Teixidó no pasaran de CDC a PDC? ¿Es culpable el Gobierno Central de que CDC tuviera que cambiar de nombre para de intentar dejar atrás la negra sombra de la sospecha de corrupción en especial la de la familia Pujol? ¿Tiene algo que ver algún Ministerio para que de los dos nombres propuestos por Mas para el nuevo partido la militancia los tumbara y eligieran el de Partit Demòcrata Català sin tener en cuenta si ya existía alguno similar en el registro? ¿Es culpa del Estado que Demòcrates de Catalunya ya les advirtiera que no consentirían el registro del PDC? ¿Tienen la culpa los poderes del Estado para que el PDC tenga solo 8 diputados en el Congreso y no cumpla con el reglamento para tener grupo propio? ¿Es culpa del Estado que CIU aprobara la ley de partidos que precisamente incluye un punto en que el Ministerio advierte que los estatutos del PDC podrían chocar con esa legislación cuando asume que puede optar por la vía unilateral para proclamar la independencia? Como decía brillantemente en su editorial de ayer miércoles Josep Cuní: "es lógico que no vulnerar aquella ley con la cual tu quieres combatir la ley". El astuto Mas no fue tan astuto aquí.

Por todo ello y viendo que no hay caso más bien una pataleta sin ningún tipo de credibilidad propongo a los dirigentes del PDC que cambien sus siglas por unas que les quedan como anillo al dedo: PVC, Partit Victimista Català. Y un último favor les pido Artur Mas, Pascal, Munté y compañía: no culpen a agentes externos de sus propios errores, son ustedes adultos. Hagan autocrítica.

Sígueme en Twitter: @ang_guillen 

 

 

 

Tafanera

Blinklist

Fresqui

Del.icio.us

Barrapunto

Digg

Menéame

Twitter

Facebook

Afegir un comentari Enviar a un amic  
684
0
Comentaris afegits 
No hi ha comentaris afegits a aquest article.
TORNAR