e-Noticies | Blogs blogs e-noticies e-noticies.cat

28 de Novembre de 2012

Noche dulce de color naranja

Hoy permítanme que no haga un artículo de opinión. Más bien haré algo más personal. Hoy quiero compartir desde esta columna las vivencias de una noche que entrará en la historia de las noches electorales de Cataluña. Se trata de la noche en que como cita mi apreciado Javier Montilla, Ciutadans se hizo, efectivamente, mayor. Por consiguiente, trataré de explicar cómo viví la noche del 25N en el hotel donde C's siguió el recuento. Obviamente en algunos pasajes soy parte activa de aquella noche por lo cual no busquen ustedes en este artículo cierta equidistancia porque no la habrá.

Pasadas las 8:15 de la noche entraba en Hotel Gallery de la capital catalana con la sensación de que iba a ser testigo de algo importante esa noche. Me había citado allí con un viejo compañero de colegio e instituto que hastiado de la ambigüedad y coquetismo del PSC con el soberanismo había decidido darse de baja de aquel partido y asistir en directo a una noche electoral de C's, partido que cree si representa sus postulados socialdemócratas.

Saludando a militantes y simpatizantes nos costaba dar crédito a la encuesta a pie de urna de TV3. Nuestra conclusión a aquella hora: era difícil prever el resultado con una participación tan alta.

Hablando de Javier Montilla, nos encontramos ambos en el hotel y teléfono y tablet en mano decidimos ir siguiendo y narrando por nuestros dispositivos cuanto aconteciera en aquel lugar. De repente, salió el primer dato de escrutinio real, era un pírrico 1 % que otorgaba 7 diputados al partido de Albert Rivera. La emoción saltó por los aires. Pocos minutos después con un recuento no superior al 3% los diputados subieron a 8 y la alegría se desbordaba. No acabó ahí. Justo las cámaras de TV3 estaban retransmitiendo desde el hotel en directo la alegría de los militantes y simpatizantes de Ciutadans cuando una nueva actualización del escrutinio otorgaba la que iba a ser la cifra definitiva de diputados de la formación socialdemócrata y liberal-progresista: 9 diputados. En ese momento el júbilo fue espectacular, casi inenarrable, y encima retransmitido aquello en riguroso directo para todos los televidentes de la televisión pública que tanto ha ninguneado a Ciutadans desde 2006.

El recuento iba avanzando y cada actualización que anunciaba el especial de TV3 se palpaba la tensión parecida a la que se genera ante una posibilidad manifiesta de gol. Por fortuna cada recuento era un gol, el gol de mantener esos 9 diputados. A partir del 70 % de recuento, los 9 diputados estaban amarrados. Eso dio lugar a que alguna que otra lágrima de felicidad incontenida brotaba entre los asistentes. Los abrazos que me di con jóvenes militantes como José Luis, David, Marta, Júlia, Esteban, Francesca, José Manuel, Óscar, Javier... se sucedían sin solución de continuidad y ayudaban a pasar el rato. Abrazos sinceros, llenos de orgullo y de mucho, mucho trabajo. No era para menos. Cuando uno se deja tantas horas de sueño, horas libres aparcadas trabajando desde la base, con un presupuesto electoral escaso pero cargado de ilusión y ve el resultado obtenido te hace sentir más orgulloso de ese logro.

Y así mientras bailaban diputados de última hora como de costumbre a favor o en contra de CIU y entre cánticos improvisados de celebración, solo cabía esperar la entrada del candidato Albert Rivera. En el momento que lo hizo mostrando 9 dedos con sus dos manos en señal del número de diputados conseguidos y acompañado de alguno de los futuros diputados y diputadas y otros cargos del partido, la sala del hotel Gallery se vino abajo cerrada en una fuerte ovación. Lo que dijo Albert ya lo verían por televisión y por consiguiente no es necesario repetirlo excepto el recuerdo a los cabezas de lista en el resto de circunscripciones: Matías Alonso que consiguió el primer diputado de la formación naranja por Tarragona y a Jean Castel en Girona y Angeles Ribes en Lleida que pese al gran trabajo realizado y al aumento de votos no pudieron conseguir el objetivo que seguro se conseguirá en el futuro: tener representación por las 4 provincias catalanas.

Llegado a este punto, aquí habría que hacer una pausa para el sentido homenaje que, durante el discurso de Albert, se hizo a uno de los fundadores del partido y que sólo 72 horas antes había perdido a su esposa Aurea. Me refiero a Francesc de Carreras cuyo nombre fue vitoreado por los asistentes en un más que sentido y merecido homenaje.

Luego de acabar el discurso, Rivera fue atendiendo a los diferentes medios de comunicación mientras los asistentes intentaban rebajar la euforia de aquellos momentos. Fue en ese momento que encontré dos jóvenes que me reconocieron y me felicitaron por mis artículos en E-Notícies. Estas son las cosas que luego Xavier Rius dice que le hunden pero que yo creo que más bien lo contrario. Son los riesgos (que siempre le agradezco) que ha de correr cuando trata de dar voz a todo el mundo en este digital. A mí, sobre las felicitaciones pues que quieren ustedes que les diga, pues que ruboriza un poco pero que también hace subir la moral.

Ahora, para moral alta y exportando emoción y alegría a raudales la de Miguel García, Presidente de L'Hospitalet. Para mi uno de los grandes descubrimientos de esta campaña electoral. Con su lenguaje espontáneo, de la calle, del que puedes encontrarte en la terraza de un bar, en los bancos de un parque hablando entre varios amigos; ha ido conquistando a mucha gente. Miguel no necesita leer discursos, sus discursos salen del corazón lo que le cargan de un nivel emotivo y pasión mayor si cabe. Fue un placer celebrar esa noche junto a él también.
Pero todavía faltaba por llegar tres grandes momentos de los que me congratulo ser testigo. Uno de ellos fue la entrada de Juan Carlos Girauta fundiéndose en un abrazo jovial con Arcadi Espada. Un abrazo fusión de felicidad. Un abrazo que simbolizaba lo que Girauta decía en el vídeo de campaña del partido y que reconozco dio pie a uno de mis artículos en este digital: "s'ha acabat el silenci". El partido vilipendiado por muchos de sus adversarios y medios de comunicación, el partido que parecía el sueño enloquecido de unos intelectuales que hace 6-7 años pusieron en marcha obtenía unos resultados espectaculares.

El segundo momento. Faltaba por llegar procedente del programa especial de TV3, ese diputado que con su discurso directo y contundente es uno de los más temidos en el Parlament: Jordi Cañas. Empapado en una alegría colosal puedo dar fe de otro de los grandes abrazos de la noche entré él y Albert Rivera. Abrazo que demuestra más si cabe la liberación de tantas tensiones y tanto trabajo realizado los días de campaña y que se materializados en esos 9 diputados conseguidos.

Y el tercer momento que ha pasado a formar parte de mis recuerdos imborrables: otro abrazo (¡qué noche de abrazos! ¿verdad?) entre Jordi Cañas y quien escribe estas líneas. Embriagados de ilusión brincamos de alegría cual jugador de futbol que gana la Champions o la Copa del Mundo. El motivo bien lo vale. Gracias Jordi por ese momento.

Así, a grandes rasgos transcurrió la noche más dulce de Ciutadans.

Sígueme en Twitter: @ang_guillen

Tafanera

Blinklist

Fresqui

Del.icio.us

Barrapunto

Digg

Mename

Twitter

Facebook

Afegir un comentari Enviar a un amic  
571
0
Comentaris afegits 
No hi ha comentaris afegits a aquest article.
TORNAR