e-Noticies | Blogs blogs e-noticies e-noticies.cat

24 de Juliol de 2013

La superioridad moral del diputado J. Mena

Per llegir la versió en català premeu aquí

Una de las novedades políticas la presente legislatura en el Parlament es la presencia del diputado de ICV-EUIA Juan Miguel Mena Arca aunque es más conocido por la simplificación y catalanización de su nombre como el diputado Joan Mena. La catalanización de su nombre no es el objetivo de este escrito. Cada cual es libre de hacer con su nombre lo que quiera en virtud de lo que piense.
Comparto con Joan Mena dos cosas: ambos nacimos en Sabadell y nacimos el mismo año.

A partir de aquí ya divergimos. Me ha sorprendido el nivel de dogmatismo que tiene este diputado, uno de los máximos exponentes de la falsa superioridad moral de la izquierda. De esa que ve la paja en el ojo ajeno pero no la viga en el propio. Twitter y el faristol del Parlament son los lugares habituales donde escuchamos sus "perlas".

Yo quiero replicarle un par de ellas que he escuchado últimamente y que no tienen desperdicio alguno.

Joan Mena sostiene (lo hizo en el pleno y lo hizo en Twitter) que la inmersión lingüística ha dado las mismas oportunidades al hijo de un obrero que al de un burgués. Como vemos lenguaje de cierta izquierda por la cual no pasan los años por mucho que disfracen su nombre en neologismos como eco-socialistas. Esto es falso de toda falsedad. No es el uso del catalán ni el castellano que a las clases más bajas le dará las mismas oportunidades que a los de las clases altas. Seguramente el nivel de renta, el entorno geográfico donde se hallen así como la escuela a la que vayan tendrán buena parte de culpa. En efecto, los aspectos socioeconómicos son capitales. Pero no olvidemos que lo principal será siempre la aptitud de la persona. Si la persona no presenta un mínimo de aptitud ya puede tener todos los medios a su alcance que igualmente puede suspender y no avanzar. Yo le invito al Sr. Mena a que me afirme si la gente del barrio donde él fue presidente de la asociación de vecinos ha tenido gracias a la inmersión las mismas oportunidades que los de la Creu Alta de Sabadell.

Quizás si acercaría a dar las mismas oportunidades "a los hijos de los obreros" que a "los de la burguesía" (por utilizar el lenguaje comunista del Sr. Mena) si introdujéramos de una vez por todas el sistema trilingüe en las escuelas. Sí Sr. Mena, porque los hijos de los burgueses como dice usted estudian en sistemas vehiculares trilingües llegando a casos de cuatrilingües mientras que relegan para el resto de niños, niñas y adolescentes que estudian en la escuela pública y en la concertada el sistema de inmersión en catalán que, obviamente, a menos que el bolsillo de sus padres lo pueda permitir, ya les excluye del idioma imprescindible hoy en día que es el inglés. Sobre el dominio del castellano podríamos hablar largo y tendido también siendo usted profesor de lengua y literatura española pero lo dejaremos para otro momento. Es triste ver como un partido de carácter, en principio internacionalista y de "lucha de clases", hace suyos postulados de nacionalismos localistas y pensamientos de clases altas.

La otra perla que ha soltado en plan dogmático el Sr. Mena lo hizo la semana pasada cuando ni corto ni perezoso dijo: "Quien no luche activamente contra la corrupción y no haga propuestas a favor de la transparencia no es de izquierdas" Es decir, que para el Sr. Mena la corrupción es algo inherente a la derecha. La izquierda es inmaculada, la izquierda no estafa, y la izquierda una vez más se atribuye la superioridad moral respecto a cualquier otra ideología. En consecuencia, los cargos de IU que hay acusados de corrupción no son de izquierda, deben ser traidores a la causa para el Sr. Mena.

Yo me considero una persona progresista pero lo que no me considero es superior moralmente a una persona conservadora o a un comunista. Defiendo mis ideas desde mis postulados pero no mirando a la gente por encima del hombro. Para el Sr. Mena, al parecer, los empresarios siguen siendo gente de aspecto gordo, con bigote, sombrero de copa que mientras se fuma un puro bien grande va explotando al pobre trabajador famélico, desgraciado que trabaja de sol a sol por un mísero jornal. Sin negar que esos casos existan no los podemos elevar a generalización. Hay tantos empresarios que se juegan su patrimonio por tirar adelante y por crear empleo que merecen un respeto. Como hay empleados, y quién no conozca alguno que levante la mano, que viven de lo que vulgarmente conocemos "del cuento". Me refiero, pues, que en la vida no hay que ser tan sectario. La sociedad hoy en día es muy diversa como para poner en un lado a los buenos y en otro a los malos.

Podría comentar del Sr. Mena aquella intervención suya en el que hablaba de inmigrantes, también mientras se debatía un tema de inmersión lingüística en el Parlament donde dijo que los andaluces eran inmigrantes en Cataluña (seguro que alguien venido de las tierras del Ebro a Barcelona no le otorgará el mismo rango). Se habló tanto en su momento y recibió la contundente respuesta del diputado de Ciutadans Jordi Cañas que lo dejaré en una más de su salidas de tono de comunista asimilado por el nacionalismo como le parece suceder a buena parte de su partido y que tan alejado parece ya de lo que un día fue el PSUC.

El Sr. Mena, ese diputado con el que puedes volver a escuchar discursos de otros siglos. El Sr. Mena, el azote de los burgueses en el ayuntamiento de Sabadell y en el Parlament. El Sr. Mena y el regreso al futuro.El Sr. Mena el que se enfada porque no ponen a uno de los suyos en la Sindicatura de Cuentas y abandona el Parlamento en señal de protesta pero, ¡ah! no critica que Ribó sea Síndic habiendo sido presidente de su partido. La doble moral del comunista que se cree superior por ser comunista queridos lectores

Sígueme en Twitter: @ang_guillen

 

Tafanera

Blinklist

Fresqui

Del.icio.us

Barrapunto

Digg

Mename

Twitter

Facebook

Afegir un comentari Enviar a un amic  
1091
0
Comentaris afegits 
No hi ha comentaris afegits a aquest article.
TORNAR