e-Noticies | Blogs blogs e-noticies e-noticies.cat

18 de Juliol de 2014

 

El pasado miércoles leí la última astracanada de Pilar Rahola en La Vanguardia y esta vez no he podido evitar utilizar este espacio para intentar, sé que será en vano, que vuelva a la realidad y rectifique. Todo porque el inicio de su artículo me ha recordado una experiencia personal.

Hace poco más de un año coincidí con un conocido mío votante del PSC. Cuando éramos jóvenes veinteañeros incluso de ICV en Cataluña y de Anguita en las Generales. Cuál fue mi sorpresa cuando observé que llevaba un brazalete con una estelada y le dije : "¡hombre! ¿ahora eres independentista?". Él ni corto ni perezoso me asintió con la cabeza y me respondió: "es lo que hay, es la moda y si vas a la moda triunfas y a mí en mi ámbito profesional el mensaje de la pulserita me abre puertas".

Efectivamente, en Cataluña ser independentista es, a parte de una moda, que como todas nace, crece, se reproduce y se pierde en el olvido nostálgico (sí ya sé que los pro "procés" me dirán que no entiendo nada pero yo ya hace tiempo que describí todo esto como una burbuja sin desmerecer a los que han sido independentistas de toda la vida que respeto y entiendo que para ellos no es ninguna moda). Toda una ganga en estos tiempos y según en qué ámbito trabajes un auténtico ascensor social. Si quieres hacerte famoso basta con viajar a Barcelona, despotricar del resto de España con algunos de los consabidos mantras rollo: "Espanya ens roba", Dèficit fiscal de 16000 milions d'euros", La Espanya subsidiada viu a costa de la Catalunya productiva" "es volen carregar la immersió! - escola catalana solament en català"... y te abren las puertas de par en par de los organismos oficiales de la Generalitat y satélites.

Por supuesto ser independentista es un momio hoy en día. ¿Quieren algunos ejemplos más? Los hay a raudales. Si eres independentista en Cataluña te aseguras una cuota de aparición en los medios de comunicación públicos, ya sea en tertulias de cinco invitados cuya pluralidad se basa en una cita a la que recurro a menudo de Jordi Cañas realizada en una intervención ante la Comisión de control de la CCMA. Para Cañas, la pluralidad en una tertulia en TV3 y Catalunya Ràdio se entiende por la presencia de un ultraseparatista, un megaseparatista, un súper súper independentista o en algunos casos algún tronado directamente. De tanto en tanto, llevan a alguien contrario al "procés" para que el resto de los leones se lo coman con la complicidad del presentador de turno que actúa cual Poncio Pilato a veces o como auténtico inductor al acoso y derribo del discrepante (que se lo pregunten al diputado del PP Enric Millo en su última aparición en TV3).

Más. Si eres un político independentista o miembro de la sociedad servil estilo ANC u Òmnium Cultural (que ni son todos ni es cultural) te garantizas aparecer también en los medios públicos y concertados sin olvidar la consiguiente entrevista masaje donde no se habla de aquello que Jordi Pujol Soley diría "ara no toca" (vean las últimas hechas a Mas o a Junqueras en TV3). Nada que ver si eres de C's, del PP o del sector no crítico, o sea no soberanista, del PSC. Entonces el presentador o entrevistador de turno cambia el masaje por una actitud casi inquisitorial sin miramientos y sin causarle vergüenza ajena reprochar al no independentista que a su medio no lo critique ya que ellos son paladines de la pluralidad. Cosas veredes.

Continúo. Monta un medio de comunicación y haz de su línea editorial un alegato a favor de la independencia: la Generalitat te cubrirá de jugosas subvenciones vía directa o indirecta. Que se lo pregunten a Joan Puig el ex diputado de ERC o a Vicens Partal este último encargado de llamar en sus editoriales fascista o estar próximo al fascismo, falangismo, franquismo y demás mantras a todo bicho viviente no independentista como ya hizo con el PSC o hace habitualmente con PP y Ciutadans. O piensen por ejemplo cómo ha conseguido las nuevas licencias de TV el grupo de El Punt Avui, que no será por su solvencia económica de estos últimos años, eso ya se lo aseguro. Todo este tinglado tiene un fin obviamente: cualquier martingala que montes con estelada mediante recibirá todo el apoyo mediático: da igual unas velas en el suelo, una estelada colocada en cualquier parte o lanzar un audaz y valiente playmobil a la estratosfera. Da igual la extravagancia si lo ampara una estelada TV3, el Punt Avui, l' Ara, Catalunya Ràdio o RAC1...entre otros muchos te lo recogerá y lo hará noticia de alcance.

Declárate separatista y te darán un programa en la TV pública como a Joel Joan o el "Foraster" que vendrá a dar el pregón a mi pueblo porque sencillamente es del gremio y en mi pueblo ser del gremio da puntos para la ISO9001 independentista. Declárate separatista y licencias de radio de manera más fácil te darán y comisario del Tricentenario te harán aunque no tengas formación reglada en ello y hayas estudiado más historia que la que te impartieran en la Secundaria y la emanada de las publicaciones ad hoc a la causa. Declárate separatista y tu productora hará programas en TV3 a precio de oro, irás a tertulias radiofónicas y encima también te declararan comisario del Tricentenario en Barcelona aunque tu peso en la historiografía seria, de alcance europeo, sea el mismo que el de una pluma de gorrión.

Y es que Pilar, como le dijo la sartén al cazo: "apártate que me tiznas". Que precisamente tú nos hables de gangas. ¡Ay Pilar qué gran momio ser independentista! Entiendo perfectamente que te traicionara el subconsciente a la hora de escribir ese artículo e intercambiaras los actores.

Pilar, mientras escribía esto resulta que la gente de Societat Civil Catalana ya ha llenado un teatro en su presentación, ayer tuvieron una gran acogida en Badalona y todo ello sin que TV3 le dedique 4 minutos y medio como si lo hizo ayer a la ANC. Méritazo el de SCC.

Para acabar, Pilar: afortunadamente los que nos oponemos a la independencia no somos anticatalanes como declaraste en 8TV (lo de la superioridad intelectual y moral que citaste hacia el resto de españoles lo dejamos para otro día) ni vamos contra las reivindicaciones catalanas porque Cataluña no son los independentistas ni los que se oponen a la separación con el resto de España. Cataluña somos más de 7 millones de personas cada uno con su idea y ojalá que dure porque no hay nada más aburrido que una sociedad uniformada como tu pareces pretender. Tan catalana es la idea de separarse de España como la de querer pertenecer a ella y lo democrático es respetar una y otra aunque no se esté de acuerdo.

Podría sumarme a la ganga y tener una vida fácil ¿verdad?, pero uno que parece tener alma de salmón le encanta nadar contracorriente sembrar y luego bajar río abajo para seguir con mi día a día. Es muy digna la vida del salmón. Curioso pez.

Sígueme en Twitter: @ang_guillen 

 

Tafanera

Blinklist

Fresqui

Del.icio.us

Barrapunto

Digg

Menéame

Twitter

Facebook

Afegir un comentari Enviar a un amic  
939
0
Comentaris afegits 
No hi ha comentaris afegits a aquest article.
TORNAR