e-Noticies | Blogs blogs e-noticies e-noticies.cat

28 d'Agost de 2012

La ola de calor afecta a la Diada del 11-S

Durante mis vacaciones estivales he asistido asombrado a un incremento de seguidores independentistas catalanes en mi cuenta de Twitter. Entre asombro y perplejidad me preguntaba qué diantres puede esperar un independentista de mí, yo que estoy en las antípodas de su pensamiento. Pues bien, salvo muy pocos casos, lo único que esperan es un bloqueo por mi parte tras dedicarme cariñosas frases tales como: los que piensan como yo deben ser exterminados, que coja el tren y me vaya "pa" las Españas, que me vaya para el pueblo, que si soy un fascista (mi delito por el cual me tachan de ser fascista es simplemente no pensar como ellos y supongo que decir que me siento tan catalán como español, característica ésta, que de buen seguro definen a un fascista en cualquier manual de historia medio serio, ya me entienden). Pienso que responden un poco al modelo de friky que decía Xavier Rius que ya no iba a pasar más por alto en su cuenta de Twitter. Luego, por fortuna aunque reitero que son pocos los casos, me hayo con independentistas educados con los cuales intercambias respetuosas discrepancias. No vayan a creer que son ganas de hacerme la víctima. Eso no va conmigo.

Esta escalada de improperios van creciendo en un claro ejercicio de marcar paquete de cara a al 11 de septiembre, la Diada del nacionalismo e independentismo catalán celebrando un hecho histórico del cual quizás escriba unas líneas en otro momento a cerca de cómo se ha manipulado la historia de lo que realmente sucedió. Me resisto a hacer esa fiesta extensible a todos los catalanes puesto que si no tienes la visión de Cataluña que tiene el nacionalismo no eres bienvenido a participar. Para muestra un botón: las ofrendas florales ante el monumento de Rafael Casanova. Siempre preferí una Diada basada en el día 23 de abril, una fiesta que sí es de todos los catalanes profesen la ideología que profesen.

Las sucesivas olas de calor de este verano parecen haber ayudado a la escalada de declaraciones altisonantes marcando un perfil claramente de máximos soberanistas. Nos han dejado como resultado un cúmulo de declaraciones para ir calentando el 11-S. La idea no es nueva, ya es un clásico por esta época aunque cada año nos lo quieran disfrazar con el despampanante vestido de que es la Diada más especial de la historia. El guión es como sigue: se trata de salir bien engalanado ante los medios, diciendo sandeces que provocan vergüenza ajena como cuando Felip Puig, Conseller d' Interior, dijo hace pocos días que la Diada abrirá la puerta a la libertad de Cataluña. Ojo al dato que decía el famoso radiofonista deportivo José María García. Lo repito porque es de lo más insensato, bochornoso e inconexo que he escuchado a un miembro del Govern dels Millors en mucho tiempo: La Diada abrirá la puerta a la libertad de Cataluña. Si cualquier habitante del planeta Tierra, de esos que no tienen ni idea de situar España en el mapamundi leyera o escuchara a nuestro Conseller d'Interior pensaría que Cataluña (que si España no sabe dónde queda imagínense situar Cataluña) es un territorio oprimido por otro país. Que su población vive sometida en una dictadura. Que los catalanes son una suerte de gente que va por las calles caminando oprimida y con miedo. Sin duda estará sometida en ese film en el que parecen vivir los que se llenan la boca reclamando "l'alliberament" de Cataluña llamado MatrixCat. Una especie de mundo virtual en el que al nacionalismo le gustaría vivir pero por fortuna alejado de la realidad catalana. Felizmente llevamos casi 37 años de democracia y no veo que estemos sometidos ni más ni menos que el resto de españoles a la ley de los mercados financieros y la partitocracia inoperante.

Efectivamente, nos encontramos a puertas del 11-S con iniciativas que a modo de principio de unanimidad nos quieren hacer creer que el independentismo es mayoría aplastante, que es un anhelo próximo a consumarse, que se va a hacer realidad, que el proceso es irreversible que Cataluña quiere ser un nuevo Estado de Europa en un clásico también que lo es ya de confundir Cataluña con el soberanismo catalán, que incluso el jurista López Tena ya ha dicho (Merkel y Hollande se lo han debido comunicar sin que se entere Rajoy ni Mas) que desde el minuto 0 de la secesión se pertenece a la Unión Europea lo cual es algo sin duda reconfortante y gratificante. Las enésimas plataformas de la sociedad civil (más bien habría que llamarlas servil debido a que sirven al amo que las subvenciona) ya se encargan de lo que en catalán se conoce como Fer bullir l'olla. Con todo, se alcanzará el clímax el día 11 de septiembre donde ya les adelanto que la prensa pública y la concertada catalana nos dirán que se trata de la manifestación más grande jamás habida en Barcelona. Contarán 2 o 3 millones de personas reclamando la independencia. Barcelona colapsada. Un grito, un clam. Meterán diez litros en una botella de litro y medio. No importará, lo que importa es hacer creer al mundo que es una reivindicación de toda Cataluña. Unos dirán que es el clamor por Pacto Fiscal, otros por la independencia de Cataluña, otros que es lo que su partido pregona haciendo suyo el éxito. Todos ganan para seguir alimentando su mundo virtual.

Y mientras tanto desviaremos la atención sobre lo que realmente ocurre en Cataluña. Y lo que ocurre es que los casos de corrupción señalan a los partidos de la partitocracia, los que nos gobiernan desde hace 32 años. Los CIU, PSC y ERC parecen claramente y no lo parecen en otros casos sino que han sido pillados con las manos...donde no corresponde y para ello como no, que mejor que hacer una omertá a la catalana. Se ha derrochado una cantidad ingente de dinero llevando a Cataluña prácticamente al borde del abismo financiero. Vivimos al margen de la justicia no acatando las leyes ni las sentencias judiciales "porque no nos gustan" lo que invita peligrosamente al ciudadano a imitar a su Govern y no acatar a las leyes que no les guste. En este aspecto el Govern ha de ser como la mujer del César y más bien parece una niña malcriada que sin duda aleja las inversiones a nuestra comunidad pues no damos imagen de seriedad y si de otras cosas más bananeras. Se aplican recortes a los pilares del estado del bienestar pero no se cortan las sangrante subvenciones a los medios de comunicación amigos, ni a las entidades de la sociedad servil, no reducimos medios de comunicación públicos, no adelgazamos nuestra administración eliminando los costosos e inoperantes Consells Comarcals (las diputaciones también se han de eliminar por el mismo motivo pero eso si depende de Madrid). En definitiva, un largo etcétera que en algunos de mis artículos que he publicado en E-Noticies ya he ido desgranando.

No nos hagamos trampas al solitario, estamos como estamos porque nuestro modelo económico no es tan distinto del resto de la denostada (por parte del nacionalismo-independentismo catalán) España. No porque haya un "déficit fiscal" calculado con el método que solo calcula los que quieren vender humo estamos como estamos, sino por el derroche del Tripartit en buena medida sin olvidar tampoco la de los gobiernos de CIU; por la caída de ingresos y porque nuestro modelo productivo de tocho y turismo (ay de aquellos tiempos del textil y de las pujantes industrias catalanas qué lejos nos quedan) ha sido sensibilísimo a la crisis.

Por consiguiente ya cansan. Cansan de vender la moto, de meternos cortinas de humo, de amenazar, de tergiversar la historia, los datos y lo que haga falta para conseguir su fin. De tant bullir l'olla los garbanzos se están deshaciendo. Yo, al igual que Juan Carlos Girauta exhorto a Artur Mas a hacer algo de interés para todos y que nos evitaría circunloquios innecesarios: tras el ya sabido de antemano "éxito aplastante" que va a tener el 11 de septiembre donde toda Cataluña está unida no en la idea de Pacto Fiscal como quiere CIU sino en la de más allá, disuelva automáticamente el Parlament, convoque elecciones, lleve en su programa la independencia (pero bien explicadito, nada de marear la perdiz con sus habituales eufemismos) que el pueblo vote en unas nuevas elecciones autonómicas y a ver qué pasa, a ver si es verdad lo de las encuestas del CEO, lo de "l'unanimitat de tot un pais" etc... Y es que lo miremos por donde lo miremos hoy por hoy el independentismo, en sus numerosas variantes son 14 diputados en el Parlament y tanto dentro como fuera les cuesta ponerse de acuerdo. El director de este diario digital no se cansa de repetirlo acertadamente. Lo demás, hasta hoy, son delirios que con la ola de calor y la proximidad del la Diada del Nacionalismo Catalán se acentúan más.

La pregunta que queda en el aire de esta ola de calor soberanista: ¿encabezará Artur Mas y miembros de su gobierno una manifestación que reclame precisamente a él y su gobierno (disculpen la redundancia) no su panacea para todos los males que es el Pacto Fiscal sino la petición de un referéndum para la secesión de Cataluña?

Sería quizás algo nunca visto que uno se manifieste en la calle para exigirse algo a si mismo. Mi sugerencia...que se acuerde lo que le pasó a José Montilla por querer jugar a ser lo que no era ni será para muchos manifestantes.

Sígueme en Twitter: @ang_guillen

Tafanera

Blinklist

Fresqui

Del.icio.us

Barrapunto

Digg

Mename

Twitter

Facebook

Afegir un comentari Enviar a un amic  
571
0
Comentaris afegits 
No hi ha comentaris afegits a aquest article.
TORNAR