e-Noticies | Blogs blogs e-noticies e-noticies.cat

27 de Febrer de 2013

En mi último artículo comentaba que, en el fondo, no hay grandes diferencias entre un italiano un francés de la costa Mediterránea, o los españoles en especial los que viven en el Levante. El denominador común era  y es para mí la influencia del Mediterráneo que había forjado durante la historia ciertas similitudes en las conductas.

Pues bien a renglón seguido de aquello quisiera argumentar hoy porque creo que España se está "italianizando".

Las últimas elecciones legislativas en Italia nos han dejado un panorama el cual leemos en casi todos los medios de ingobernabilidad. La complejidad del sistema electoral italiano unido a años de despropósitos políticos han dado incluso lugar al nacimiento de partidos bufones como el de Grillo, una suerte de lo que fue aquí la Agrupación Ruiz-Mateos allá por finales de los 80 primeros años de los 90 del siglo pasado. Un lugar donde los desencantados con el sistema depositan su voto-protesta contra los partidos tradicionales.

Yo les recomiendo hablen con italianos de los "de a pie". Muchos están hartos de décadas de corrupción, de mafias, de oligarcas, de escándalos de gobiernos breves...y de nulas reformas que mejoren el sistema. Hartos de partitocracia. El hastío es tal que de ahí se entienda el éxito de Beppe Grillo en un sistema electoral que, como mencionaba, favorece mayorías y de ahí que casi siempre se presenten dos grandes coaliciones: una de centro-izquierda y otra de centro-derecha dejando poco margen a partidos no coaligados.

¿Puede llegar a suceder en España que acabemos como en Italia con un país ingobernable?. Mi opinión es que sí. ¿Nos puede salir un Beppe Grillo? sí. Leí un tuit en la tarde del lunes de mi vecino en la Garriga Jordi Eduard Perales,  el cual creo no se molestará que le cite pese a las diferencias ideológicas que nos separa, en el que venía a decir que mucho reírnos aquí de Italia por lo de Grillo pero si aquí se presentara Wyoming o Santiago Segura veríamos a ver si no arrasarían. Nada más acertado. Sabido es que el desencanto en política da lugar al surgir de partidos de los llamados “regeneracionistas”, unos al abrigo del populismo más barato y otros con ganas reales de cambiar las cosas desde abajo si bien es cierto que sobre ellos se cernirá siempre la sospecha de que todo es más fácil cuando no se han tenido responsabilidades de gobierno.

Los síntomas por los cuales nos estamos italianizando políticamente hablando los encontramos por un lado en el goteo incesante de casos de corrupción, de auténticas mafias organizadas para cobrar comisiones, espías... Por fortuna de momento no se conocen delitos de sangre por estas causas pero no descarto el recrudecimiento. Añádanle que por primera vez en muchos años las encuestas como la que publicó recientemente El País reflejan que los dos grandes partidos (PSOE y PP) no obtendrían el 50 % de los votos. Sumemos la cantidad de partidos de diferente índole que llegarían al Congreso atomizándolo en torno a medianas formaciones como CIU, IU y UPyD y pequeñas formaciones casi todas de índole regional, nacionalista o independentista. No podemos descartar un Parlamento donde PSOE o PP, que van en franco  retroceso en favor de casi todo el resto de formaciones, no logren sumar mayoría con la suma de otro partido obligando a una suerte de geometría variable a gran escala con la participación de 3 o más partidos apoyando a un posible gobierno. Tal cosa parece hoy un dislate ateniéndonos a la naturaleza de las formaciones políticas descrita anteriormente.

Y entremedio no descarten que nos salga el cómico de turno, el aventurado antipolítico para poner la nota de color a la cámara. Ya hemos tenido casos como el de Ariel Santamaría en el ayuntamiento de Reus hace pocos años.

Otro síntoma: la ruptura interna de grandes partidos atomizando aún más si cabe el panorama. Ahora mismo se palpa en el ambiente la duda de si CIU aguantará como tal coalición o el proceso soberanista acabará con ella. El PSC hace aguas por todas partes: soberanistas que no votan lo mismo que el resto del partido en el Parlament o diputados del PSC que votan en sentido contrario a lo que vota el Grupo Parlamentario Socialista en el Congreso. PSC partido en dos y PSOE que pierde parte de su nunca desechable aportación catalana. El PP, cuya virtud se dice es haber aglutinado en torno a estas siglas el voto de conservadores, liberales, católicos... en definitiva todo el centro derecha no es descabellado pensar en  una fragmentación producto de los escándalos de corrupción que le afecta y el desgaste de gobernar en esta interminable crisis. ¿Cuántos no han rumoreado sobre la posibilidad de un partido liberal comandado por Esperanza Aguirre?. Y por último incluso coaliciones como IU o en Cataluña ICV-EUIA podrían llegar a lo que se dice coloquialmente romper peras debido a las tensiones que les genera también el famoso debate soberanista catalán.

Así pues no auguro un buen futuro a menos que, como sostengo últimamente, comencemos a realizar una verdadera segunda transición que nos lleve realmente a hacer reformas profundas de verdadera regeneración democrática, cambiando el sistema electoral obsoleto que tenemos. Haciendo  realmente que  leyes y justicia sean rápidas en la solución de la gran lacra de la corrupción para que de modo ejemplarizante aparte al corrupto de la vida pública. De lo contrario Palermo, Nápoles, Milán, Verona, Roma, las veremos en lo político y en lo social cómo las vemos los que profesionalmente nos dedicamos al mundo de la logística internacional: ciudades de un mismo país y en consecuencia comunicadas como si se tratara de Barcelona con Sevilla. Aprecio mucho Italia pero no quiero que España acabe siendo un país donde partitocracia y corrupción sean el matrimonio perfecto. El noviazgo entre ambos está a punto de consumarse en matrimonio. El ciudadano ha de hablar ahora o de lo contrario callaremos para siempre.

Sígueme en Twitter: @ang_guillen

Tafanera

Blinklist

Fresqui

Del.icio.us

Barrapunto

Digg

Menéame

Twitter

Facebook

Afegir un comentari Enviar a un amic  
501
0
Comentaris afegits 
No hi ha comentaris afegits a aquest article.
TORNAR