e-Noticies | Blogs blogs e-noticies e-noticies.cat

11 de Febrer de 2014

La asfixia

Per llegir la versió en català premeu aquí.

El pasado lunes 10 de febrero por la tarde un millar de personas se reunieron ante el TSJC para protestar por la reciente sentencia que obliga impartir un 25 % de clases en castellano (que es la lengua de más de la mitad de los catalanes) en los centros donde ha habido una denuncia a tal fin por parte de los padres de los alumnos.

Una vez más la demagogia, la intransigencia, el cinismo, la hipocresía, las salidas de tono, la mentira y el victimismo fueron todo uno cuando se trata de defender la inmersión por parte de los nacionalistas separatistas. Escuchamos las consignas de siempre de los de siempre: se quieren cargar un modelo de éxito (el del 30 % aproximado del fracaso escolar, el de los mediocres resultados del informe PISA en el que hemos retrocedido incluso en el último estudio), un ataque al catalán (impartir un 75 % de las clases en catalán y como decía Francesc Moreno, debo ser estúpido pues no alcanzo a entender dónde está el ataque cuando la mayoría de clases se impartirán en catalán pues estamos hablando solo de impartir una asignatura más a lo que se viene haciendo en la actualidad), Màrius Serra apelando que les gusta el catalán y el castellano (si pero negando que una lengua cooficial y la más hablada en Cataluña sea vehicular en las escuelas), Màrius Serra insultando a la inteligencia invocando el una, grande y libre sin venir a cuento de nada a modo de disparate para mayor júbilo de la parroquia allí presente, una madre hablando que la sentencia quiere politizar la educación cuando qué es la inmersión obligatoria en estos tiempos (no cuando nació en que tuvo toda su razón de ser), sino un modo de educar de forma politizada, un lema "Per un pais de tots, l'escola en català" que no es otra cosa que un auténtico oxímoron por todo lo dicho anteriormente. Para acabar de aliñarlo todo gritos de independencia entre el millar (diez veces más según esa organización que ya su propio nombre es una falsedad pues ni son todos ni es cultural). Y ahí estaban, impasibles como convidados de piedra de este sainete nacionalista los acomplejados de siempre, los que no han sabido plantarle cara al nacionalismo desde el progresismo: el PSC y ICV-EUIA sintiéndose cómodos entre esteladas y cánticos secesionistas. Luego dirán lo de siempre que ellos creían haber ido a una cosa diferente de lo que fue un mero acto del soberanismo catalán pero contentos de estar y pertenecer al PUC (Partido Único Catalán).

Llueve sobre mojado. Lo de oponerse a una sentencia judicial demuestra que mal llevamos la separación de poderes en estos lares donde se aceptan las sentencias aplicando la ley del embudo. Lo de querer inculcar una visión única de la sociedad catalana es ya un clásico. No solo por esta manifestación de ayer de asistencia escasa la verdad, sino porque ayer leí otro ejemplo de qué modelo de sociedad tienen los gurús del "País normal" o del "país nou (lo del "Next state of Europe" vistas las calabazas que reciben día sí y día también desde la UE mejor lo guardamos en el cajón que ya está bien de pasar tanta vergüenza).

Del modelo de éxito trilingüe en el cual las élites catalanas, entre ellas donde el anterior Presidente de la Generalitat y el actual han educado a sus hijos ni hablar en la manifestación de ayer. Al parecer siguen prefiriendo el "inglés macarrónico". Se nos escapa otro tren que si va con el signo de los tiempos y van ya unos cuantos.

Ayer leía con asombro que el grupo editorial que controla un periódico (el Punt Avui) que recibe grandes subvenciones de la Generalitat para seguir a flote y que se ha caracterizado por sus dificultades económicas ahora se ha metido en el deficitario mundo de televisión digital terrestre. Habrá que preguntarse aquello que decía Josep Pla: "esto, ¿quién lo paga?". Se ha hecho con las frecuencias de Canal Català y la primera decisión es cargarse de un plumazo la pluralidad de los contertulios del programa de Carlos Fuentes porque quieren potenciar "l'eix nacional". En consecuencia, potenciar el pensamiento único, el de las tertulias de TV3 por ejemplo donde como digo muchas veces los tertulianos se dividen en independentistas, megaindependentistas, superindependentistas y en ocasiones algún tronado. Escuchar otras opiniones que no sean las oficiales es, permítanme esto tan soez: "caca, culo, pis".

Es la asfixia a la que nos quieren someter los paladines de la Cataluña oficial a los que no somos de su tribu: hipotecar la calidad, la diversidad y la pluralidad en beneficio de una idea anacrónica de sociedad con pensamiento único. Asfixiarnos con los mantras de siempre retransmitidos desde los púlpitos mediáticos convenientemente untados. Desgraciadamente para ellos su sistema comienza a mostrar brechas por donde entra aire limpio y sano. Para muestra los recientes artículos en diario El País de Josep Borrell y Joan Llorach desmontando el mito nacionalista del mal llamado expolio fiscal o, del mismo Borrell, este momento de oxígeno puro cuando deja en evidencia a la periodista estrella y mejor pagada de la radio pública catalana, desmontando desde la más pura serenidad pero contundencia en los argumentos las mentiras que el "régimen" nacionalista nos ha ido inculcando en una entrevista que es toda una clase magistral de Josep Borrell.

Nos quieren asfixiar pero el hermetismo de su sistema se desquebraja afortunadamente a base de argumentos y sentido común que cada vez son más claros y más contundentes

Sígueme en Twitter: @ang_guillen

 

Tafanera

Blinklist

Fresqui

Del.icio.us

Barrapunto

Digg

Mename

Twitter

Facebook

Afegir un comentari Enviar a un amic  
842
1
Comentaris afegits 
GALAICOMAN (BARCELONA) 15-02-2014 - 21:33
Bravo.
TORNAR