e-Noticies | Blogs blogs e-noticies e-noticies.cat

03 de Desembre de 2012

El show de Mas

Per llegir la versió en català premeu aquí.

El mundo virtual en el que vive inmerso el soberanismo catalán ha llegado a su máxima expresión el pasado domingo 25 de noviembre. Tras mucho tiempo haciendo lo que en catalán se conoce como "bullir l'olla", y sobre todo, a fuego muy alto desde el pasado 11 de septiembre, el soberanismo se ha dado un baño de realidad tras la cita electoral.

El soberanismo catalán lleva creando y alimentando durante más de 32 años un mundo ficticio. Un mundo en el que medios de comunicación públicos y concertados desinformaban en favor de hacer creer una determinada idea de Cataluña: la idea de la Cataluña "oficial" en contraposición a la real. Un mundo en el que se creó una sociedad civil que responde mejor al calificativo de "sociedad servil". Sociedad servil debidamente subvencionada encargada de hacernos creer que todos pensábamos igual, encargada de fomentar y transmitir el mensaje de la Cataluña oficial como un mensaje de pensamiento único. Un mundo en que educación, poderes públicos y todo bicho influyente sobre la población debe ser controlado para que nada ni nadie enturbie su felicidad. En ese ambiente virtual, Artur Mas ha sido víctima del reality show en el que participaba. Víctima de "El Show de Artur Mas".

El clímax llegó cuando la productora del reality decidió montarle una mega manifestación de "confirmación nacional" . Todos los recursos a disposición de la productora fueron movilizados para generar uno de los capítulos de mayor audiencia del programa. El pasado 11 de septiembre se materializaba. Y ahí radicó el error de Artur Mas. Creyendo que aquello era la imagen exacta de su mundo no supo distinguir la realidad de la ficción y decidió que era el momento de echarse a la mar en busca de Itaca, de la tierra prometida que tanto había subyacido en los guiones. De nada sirvieron los intentos de pararlo por parte de los pocos actores que todavía no habían sucumbido a la catarsis del programa y continuaban manteniendo los pies en el suelo. Su compañero Durán i Lleida, el cual tantas veces intentó que el papel que interpretaban no se les escapara de las manos, no pudo hacer nada para evitar que el personaje devorara al actor, es más, hasta el propio Durán quedó encandilado por el momento y llegó a pronunciar arengas que nunca estuvieron en el guión escrito para él como: "Visca Catalunya Lliure". Eso provocó el éxtasis entre los creyentes de que aquello ya no era una ficción sino una realidad y la incredulidad entre los que seguían el reality sin haber sido abducidos por su discurso. Artur Mas creyó que esa era la realidad como digo y así fue como cogió su embarcación y pese a las primeras tormentas creyó poner rumbo firme a Itaca.

Animado por los cantos de sirena de los actores y guionistas de su show decidió que el mejor atajo para llegar a Itaca en loor de multitudes sería convocar unas elecciones que ganaría sobradamente pues para eso los guionistas del reality ya llevaban casi 32 años trabajando ese capítulo (incluso tuvieron la brillante ocurrencia estos guionistas de plagiar al Moisés de Charlton Heston abriendo las aguas del Mar Rojo para darle a Artur Mas un papel más mesiánico si cabe). Pero cuando más convencido estaba que llegaría, cuando más cerca se encontraba de su plenitud, cuando subido en su embarcación más se regodeaba en lo que él creía iba a ser su presumible éxito sucedió algo inesperado, no previsto por los guionistas del mundo virtual que pretendía cambiar la historia: súbitamente su barquito a Itaca chocó con la realidad. La realidad de unos resultados electorales que actuaron como fin del decorado donde vivía plácidamente. Era el final imprevisto. Los resultados electorales dijeron que su plan no era el que los telespectadores querían ver. Los guionistas habían errado los gustos del telespectador y con ello habían inducido al desastre no solo a Artur Mas sino a todos los protagonistas del reality (medios de comunicación, sociedad servil....) dejándolos en un estado de shock que ya está provocando las primeras dimisiones del discurso oficialista.

Ahora que el President Mas ha chocado con su particular finis terrae, solo cabe esperar, que como Jim Carrey en el papel de Truman Burbank, suba las escaleras y abandone el estudio de la Cataluña oficial. El estudio donde se ha rodado una de las partes más infumables de la historia de Cataluña. También deseo que con ello finalice el reality show que trata de hacernos creer una idea de Cataluña que realmente no es la que la productora del mismo ha creado y la cual durante un tiempo admito ha sido líder de audiencia. Acabado el reality será la hora de volver a hacer política de cosas importantes como son luchar contra la corrupción, por el mantenimiento del estado del bienestar y por buscarle salidas reales a la crisis y no distraer al pueblo con shows baratos como el que ha ofrecido Artur Mas.

Por consiguiente, Artur Mas no puede ser ni un minuto más President de la Generalitat cuando nos metió a todos los catalanes en un gasto de 35 millones de euros de una convocatoria electoral innecesaria en busca de una mayoría extraordinaria de más de 68 diputados y lejos de eso se ha quedado a 18 de conseguirlo. Para este viaje no hacía falta tantas alforjas. Los delirios en política son innecesarios y punibles. CIU ha ganado las elecciones y por ello está en el deber de proponernos a los ciudadanos de Cataluña un President que se deje de delirios, mesianismos y se abstraiga de estos complicados e ineficaces mundos virtuales en el que les gusta residir a algunos.

Sígueme en Twitter: @ang_guillen

 

Tafanera

Blinklist

Fresqui

Del.icio.us

Barrapunto

Digg

Mename

Twitter

Facebook

Afegir un comentari Enviar a un amic  
624
0
Comentaris afegits 
No hi ha comentaris afegits a aquest article.
TORNAR