e-Noticies | Blogs blogs e-noticies e-noticies.cat

12 de Desembre de 2013

El pseudosimposio (I)

El simposio de la vergüenza da inicio hoy. No le llamaré simposio. No lo merece pues no reúne para nada lo que debe ser un simposio. No lo que se conoce como simposio cuando se quiere tratar de historia por parte de historiadores. Así que lo llamaré pseudosimposio. Es lo que es.

Este es el primero de dos artículos que voy a dedicar al tema. El primero para analizar el contenido, su organización y a sus ponentes. El segundo, una vez acabado, para comentar lo que en este pseudosimposio se diga y aportar datos que desmientan lo que se supone que vamos a escuchar.

Durante y después de mi formación académica como licenciado en historia he leído y he acudido a varios simposios. Cabe decir que ninguno reunía lo que reúne este que promueve Sobrequés (sí, lo conocerán por ser un aburrido tertuliano en programas deportivos en Cataluña, título ganado cuando era miembro de la directiva del Barça de Núñez i Navarro). Ninguno de esos simposios tenía el pensamiento único y la unanimidad de criterio como hilo conductor de todas las conferencias. Normalmente los simposios de los que puedo hablar por experiencia personal reunían a historiadores de cierto prestigio en sus materias y con diversos puntos de vista ya sea para estar a favor o en contra del título del simposio ya sea tratando desde diferente enfoque un mismo hecho.

Me tomo la libertad de reproducir la acepción que recoge el DRAE sobre la palabra simposio: "Conferencia o reunión en que se examina y discute determinado tema". Pero no quisiera quedarme solo con lo que dice el DRAE pues seguramente el significado para estos eruditos del pseudosimposio está hecho contra Cataluña. Bien, cojamos el que nos define el IEC: "Reunió de professionals, d'investigadors i d'altres experts d'una mateixa àrea per a discutir i estudiar qüestions relacionades amb llur activitat". En consecuencia, la martingala tachada de "rigor científico" (sic) de Sobrequés no discute nada. Para discutir debe haber un desacuerdo y aquí, en los tres días de lloro y pataleta oficial que ha convocado el tertuliano deportivo, otrora directivo culé, lo único que pueden discutir es quien de los ponentes es más ultraseparatista, megaseparatista, "requetesúper" independentista o totalmente tronado. Porque el título del pseudosimposio ya ha extraído sus conclusiones: España es un ser maligno que solo tiene como objetivo fastidiar a una de sus partes llamada Cataluña. Luego si está tan claro ¿para qué hacer un pseudosimposio?

El pseudosimposio está dirigido al consumo propio del nacionalismo-separatista. Fer bullir l'olla de la hispanofobia. Quizás nos hallamos ante la culminación y apoteosis de un tipo de historiografía que parecía felizmente superada gracias sobre todo a la figura de Jaume Vicens Vives. Me refiero a la manera de interpretar la historia de los historiadores románticos de Cataluña: los Rovira i Virgili, Ferran Soldevila...aquellos a los que Vicens Vives les espetó que: "la historia no se crea, se rehace" anteponiendo el papel del historiador científico frente a los historiadores románticos que no dejaban hablar a las fuentes, a los datos, sino que partían de una concepción nacionalista propia. Pues sí, historiográficamente con el pseudosimposio hemos retrocedido 100 años. Triste.Viendo el título del evento y algunas de las conferencias y comunicaciones que se impartirán en él se vuelve a la vieja y desfasada historiografía nacionalista romántica catalana, aquella que al igual que la historiografía nacionalista española confunde España con Castilla y que Vicens Vives desmontó de forma brillante y de la cual me siento identificado. De ahí que los organizadores caigan en el error deliberado de equiparar en igual de condiciones España y Cataluña porque para ellos España es Castilla. Los nacionalismos existentes en España tienen cosas en común...¡hasta en esto!

Como me refería anteriormente es criticable la calidad de los ponentes. Ninguno de prestigio internacional, ninguno que desafine en este coro de lloriqueo y el lamento infundado, tots de casa nostra, y todos del gremio nacionalista-separatista. Solo falta Oriol Junqueras (reúne todos los requisitos expuestos anteriormente) impartiendo la conferencia de clausura. Los historiadores de prestigio internacional como J.H. Elliot, Paul Preston o catedráticos de gran prestigio de aquí no vinculados con la causa nacionalista como García Cárcel ya han criticado con esmero la falta de "rigor histórico" (sic) que el tertuliano deportivo Sobrequés dice que tiene el acontecimiento disfrazado de científico más hispanófobo que recuerdo. En efecto, se echa en falta un simposio donde haya quien piense diferente, que dé otra perspectiva. ¡Ah no! Eso sería dotar de una pluralidad que el espacio público y concertado comunicativo y docente catalán no acostumbra a tener. Quien quiera un simposio que se lo pague de su bolsillo, al menos que lo que propongas sea del parecer de los próceres del viaje a Ítaca. Entonces: "Gallu: ¡está todo pagado!".

Mientras doy los últimos retoques a este artículo leo que ninguno de los "eruditos" ponentes ha querido debatir sobre el pseudosimposio con Joaquim Coll en la SER. "Historiadores" que se niegan a debatir porque el contrario no es de los suyos no se les puede considerar historiadores. Las comillas tienen su significado por supuesto.

Para ir finalizando dos cosas más. Habrán notado que no me refiero al Sr. Sobrequés i Callicó como historiador sino como tertuliano deportivo. En efecto, es así y guarda intencionalidad. La razón la esgrimo en que un historiador ha de interpretar la historia con la suma de todas las fuentes, no crearla a partir de fuentes interesadas o sesgadas como venía a decir Vicens Vives. Un historiador no se puede vender para ser un mero cantor de gestas de una ideología política cualesquiera que sea. Sobrequés lo hace y por respeto a la profesión de historiador, Sobrequés i Callicó por más tediosas clases que haya impartido en la UAB (sé de que hablo pues he vivido alguna) y más cargos que haya ocupado no merece el título de historiador. Para mí un historiador es algo muy diferente. Vicens Vives no hubiera ido jamás a un evento de ese tipo. Claro, Vicens Vives fue un historiador.

Segundo. Decía Jordi Cañas en Els Matins de TV3 el pasado lunes que el PSC era el máximo culpable de la deriva nacionalista-separatista actual y no los propios separatistas pues el PSC tuvo la oportunidad de transformar la sociedad catalana y no lo hizo. No le falta razón. Uno no puede salir de su asombro, como señalaba Juan Carlos Girauta el pasado martes en ABC, ante el hecho que Sobrequés, Mascarell, Joaquim Nadal y Ernest Maragall por poner unos pocos nombres que hoy ya se han convertido a la fe nacionalista-separatista hayan vivido tan plácidamente durante tantos años en el PSC y ahora se hayan dado cuenta de que vivían engañados. En el caso del tertuliano deportivo y del ex-jefe de filas del PSC sonroja más todavía que tras años de supuesta erudición histórica ahora formen parte de los ponentes de una hispanofobia que se sumerge en la más absoluta indigencia intelectual. ¿Qué demonios investigaron todo este tiempo para darse cuenta ahora?

Continuará.

Sígueme en Twitter: @ang_guillen

 

Tafanera

Blinklist

Fresqui

Del.icio.us

Barrapunto

Digg

Mename

Twitter

Facebook

Afegir un comentari Enviar a un amic  
592
0
Comentaris afegits 
No hi ha comentaris afegits a aquest article.
TORNAR