e-Noticies | Blogs blogs e-noticies e-noticies.cat

14 de Setembre de 2012

El Comisario Toni Soler

Confieso que me leí con atención esmerada y sabiendo a lo que me atenía la no sé si titularla conferencia, arenga propagandística o "más de lo mismo" que Toni Soler, si el de la tele, el del diario Ara; pronunció el miércoles pasado en el Ayuntamiento de Barcelona.

No me decepcionó en el sentido que como decía sabía lo que me iba a encontrar: un discurso sobre los hechos acaecidos en 1714 en Barcelona arrimando el ascua a su sardina y requemándola por momentos. En este sentido poco hemos avanzado desde que los historiadores románticos catalanes del siglo XIX decidieron que había que construir unos relatos históricos que dieran legitimidad a las corrientes nacionalistas burguesas de los años venideros. Ello produjo, quizás, el acontecimiento histórico más manipulado de la historia de Cataluña.

Soler intenta hacer juego de equilibrios entre la realidad de aquellos días y las interpretaciones cargadas de subjetivismo nacionalista. Pretende encajarlas en su discurso de forma bastante chirriante. No quiero analizar ni por espacio ni por tiempo todos los errores que, a mi parecer, comete Soler. Citaré cuatro casos solo:

Soler intenta en todo momento buscar paralelismos entre ese pasado y este presente y si bien reconoce que no fue una guerra de secesión ni de independencia, hábilmente cuela palabras clave como: autodeterminación o derecho a decidir de los catalanes. En Historia hay aspectos en los que no se puede usar terminología actual para definir un tiempo pretérito y este es un caso.

Habla Soler de Cataluña como si fuera un país entero que se rebeló contra Felipe V después de haberle jurado fidelidad "porque no se fiaban de él". Olvida el peso de las ciudades en aquel tiempo y su posicionamiento ante la lucha dinástica. Intenta reducir a testimonial los catalanes que se aliaron con Felipe V dejando de lado ciudades como Cervera, Berga o Manlleu que fueron abiertamente Felipistas y Madrid o Toledo que fueron austriacistas. Ya no digo el trato de favor que otorgó Felipe V a Castellterçol, ciudad de nacimiento de Prat de la Riba. Como diría Jordi Pujol: "això no toca oi Toni".

Más casos. Las citas reiterada que hace de la defensa de los catalanes de 1714 de las libertades y constituciones propias de Cataluña. Presenta una suerte de catalanes libres que luchan contra unos absolutistas. Un discurso que está muy de moda hoy en día: catalanes libres oprimidos por absolutistas españoles. Hablar de libertades individuales y ciudadanos libres en el Antiguo Régimen es una contradicción en los términos. Lo dejo ahí porque la discusión da para varias páginas.

Por último, como no, un clásico en cualquier historiografía nacionalista (da igual, elijan, la catalana, española, alemana...) está el hecho diferencial. En este caso el catalán, el cual clava sus raíces en la Edad Media. Durante mis últimos años de carrera universitaria y los inmediatamente después me volqué en el estudio de la presencia musulmana en la Cataluña Medieval, un campo en aquel tiempo casi virgen. Ayuda a entender esa cierta "superioridad moral" lo que un día escribió el fallecido y gran arabista Mikel de Epalza en la revista L'Avenç (1996): "La visión tradicional de una Cataluña formada por el cristianismo de la Marca Hispánica, carolíngia, «europea» contra el Islam d'Al-Andalus «africano» continúa dominando la visión de la Edad Media Catalana". Continuaba de Epalza añadiendo que eso se tradujo en un menosprecio catalán a los del sur del Ebro y oeste de la Franja de Ponent. Cierto, una manera que tenía la historiografía encargada de "fer pais" de generar "consciencia nacional diferencial" respecto al resto de España era que Cataluña estaba más cerca de Europa por haber tenido menor presencia e influencia musulmana que el resto de España. Esto es falso. Baste decir Tortosa o Lleida caen en manos cristianas casi 65 años después que Toledo. Pues bien, Toni Soler en su discurso mantiene esa superioridad moral o ese hecho diferencial afirmando que los referentes de Cataluña eran los territorios prósperos como Holanda (la Holanda del Sur ¿recuerdan a Artur Mas?) o Inglaterra en contraposición a las" empobrecidas y absolutistas" resto de España y Francia.

Ya ven, con estos mimbres que ya nos ha dejado entrever el flamante comisario para la conmemoración de los 300 años de la caída de Barcelona en manos de Felipe V nos podemos imaginar a la clase de "fastos" que nos van a preparar para reforzar el imaginario de los catalanes con argumentaciones históricas muy, pero que muy discutibles.

No tengo nada en contra de Toni Soler, he reído mucho con su Polònia, el de los orígenes (el de ahora languidece pero a muy buen precio que pagamos todos). Pienso que si queremos celebrar esos 300 años hay mejores comisarios con mayor y más peso académico que el Sr. Soler, un mago de lo audiovisual pero al cual le viene muy grande el cargo. Esperemos que no nos torture durante las conmemoraciones con un Toni Albà en el papel de Felipe V, sería una manipulación ya demasiado mediocre y a la vez tediosa aunque el momio en el que viven da para pensar que pueda suceder.

Sígueme en Twitter @ang_guillen

Tafanera

Blinklist

Fresqui

Del.icio.us

Barrapunto

Digg

Mename

Twitter

Facebook

Afegir un comentari Enviar a un amic  
1011
0
Comentaris afegits 
No hi ha comentaris afegits a aquest article.
TORNAR