e-Noticies | Blogs blogs e-noticies e-noticies.cat

05 de Juny de 2014

"De re publica" y oclocracia

 

Estos días ha vuelto a salir a la palestra tras la abdicación del Rey Juan Carlos I el eterno debate sobre el modelo de estado que debería tener España: Monarquía Parlamentaria o República.

Miren por dónde a mi me viene a la cabeza Cicerón. De hecho le debo a mi profesor de latín en BUP mi respeto y admiración por el político y escritor romano. "Las Catilinarias" y "De Oratore" deberían ser lecturas obligatorias para cualquier alumno de secundaria.

Cicerón escribió "De re publica" en el cual proponía que el mejor sistema político era el resultante de la fusión de los tres sistemas de gobierno propuestos por la doctrina Aristotélica-Polibiana (monarquía, aristocracia y democracia) antes de que estas degeneraran en sus tres consiguientes derivadas (tiranía, oligarquía y oclocracia respectivamente).

Las enseñanzas de los sabios clásicos son a menudo perennes. En efecto, en la España postfranquista se ha dado en cierto modo la fusión de ambos sistemas políticos fundamentales garantizados por una Constitución, tal y como se reproduce en los diálogos entre Escipión Emiliano y Lelio en la obra citada anteriormente de Cicerón. Me explico. Hemos tenido una monarquía que a su vez preparó una transición con la aristocracia (entendida esta como los mejores) formada por los "Padres de la Constitución" y la confianza de Juan Carlos I en Adolfo Suárez para que diera paso a un estadio último en forma de gobierno democrático. La consecuencia de todo ello es algo puramente objetivo: el reinado que ahora se extingue de Juan Carlos I ha sido el periodo de mayor libertad, avance social y estabilidad de la historia de España.

Pero como bien definía Aristóteles, Polibio y Cicerón entre otros, las tres formas fundamentales de gobierno pueden degenerarse y hete aquí que nos encontramos en un momento en que pareciera que se está rompiendo esa fusión para derivar en una forma mixta también -pero degenerada al fin y al cabo- donde la tiranía, la oligarquía y la oclocracia corremos el riesgo de que se manifiesten con mayor virulencia.

Voy a matizarlo por partes para que me entiendan, o por lo menos ese será mi objetivo.

La monarquía ha ido derivando a una forma de tiranía que si bien no es la que puede recoger cualquier acepción de la palabra en el diccionario de la RAE, esta se vería reflejada en la degradación de la imagen de la Casa Real con los casos de corrupción que presuntamente afectan a la Infanta Cristina y su marido, el divorcio de la Infanta Elena o lo doloroso que resultó ver al Rey cazando elefantes mientras su país sufría los rigores de la crisis económica. Un abuso de su poder sin duda y es que la mujer del César no solo debe ser honesta sino aparentarlo.

La aristocracia ha ido degenerando a oligarquía. Oligarquías en los dos grandes partidos nacionales que tratan de gobernar no siendo los mejores en sus puestos sino siendo "cantera" pura y dura de sus partidos (fíjense en los nombres que suenan para liderar el PSOE por ejemplo). Oligarquías a nivel autonómico como en Cataluña (aunque aquí nos vendieran lo de "El Govern dels Millors" quedó demostrado que era una falacia más de Artur Mas), Valencia, Andalucía, Galicia.. oligarquías en el resto de administraciones. Oligarquías al fin y al cabo que gobiernan para el bien propio y poco para el bien general.

Y la democracia es lo que más me preocupa. Su mutación a la oclocracia que para mi representan ahora mismo las CUP, Podemos y en cierta medida IU y sus satélites federados parece acelerarse sin remedio. La aparición de salvapatrias que no explican cómo van a llevar a cabo todo lo que prometen al electorado está calando hondo entre un pueblo que ve en las fantasías de los oclócratas la solución a sus problemas. Peligroso. Jordi Baeza ha escrito recientemente en este mismo digital un artículo que recomiendo leer donde muestra los paralelismos entre una oclocracia pura y dura como Venezuela y España.

Así pues, no se trata de que en España hayamos seguido el proceso de anaciclosis de Polibio y hayamos pasado de monarquía a tiranía, de tiranía a aristocracia, de aristocracia a oligarquía, de oligarquía a democracia y de esta al último estadio que es la oclocracia la cual será solucionada por una monarquía. No. Más bien que el sistema mixto monarquía-aristocracia-democracia se ha ido degradando y de forma mezclada ha ido empeorándose al unísono hasta el punto que, de las tres formas de gobierno degeneradas, la que parece más fuerte a poner remedio es la peor de ellas: la oclocracia.

En los últimos 15 días los oclócratas han tenido una gran explosión mediática. Les cito unos ejemplos.

El primero de ellos el asunto de Can Vies en Barcelona. Una forma clara de oclocracia donde mediante la violencia individuos que no son mayoría en el Ayuntamiento de Barcelona han logrado que el alcalde Trias haya mostrado una debilidad del todo deleznable. Ello provoca el sentimiento de que cualquier hijo de vecino puede entender que a partir de hoy hay barra libre para destrozar el mobiliario urbano como argumento válido de protesta visto lo bien que le ha ido a los vándalos que han dañado Barcelona por valor de más de 200.000 €. Como es natural para el Sr. Trias pagarán todos menos los causantes pues total, ya puestos, no pagaban ni la luz ni el agua. Pruebe usted a enganchar gratis la luz y me cuenta como le ha ido la experiencia.

Otro ejemplo de oclocracia lo tenemos en el surgimiento de Podemos, que como decía al inicio, unidos a las CUP y a buena parte de IU buscan reventar la democracia disfrazados de "radicalidad democrática" pero aplicando los métodos oclocráticos. Vean sino la demagogia usada para hacer valer sus ideales: quieren cambiar el sistema para hacerlo más democrático, exigen como si fueran una mayoría aplastante...pero es que no son mayoría, al menos hoy, allá donde reside la soberanía nacional en un Estado de Derecho que en nuestro caso son las Cortes de Madrid. La última muestra la tenemos con las manifestaciones pro III República. Hablan como auténticos oclócratas generando la idea sobre la población más sensible en estos momentos de que son un poder legítimo y ampliamente extendido cuando es falso de toda falsedad pues no ha sido refrendado en las urnas que es donde se refrenda los legítimos poderes en una democracia. Si alguien quiere cambiar el modelo de estado en España tiene una oportunidad magnífica de hacerlo en las próximas Elecciones Generales: basta con llevarlo en su programa y ver qué apoyo tiene pero en democracia las leyes y los gobiernos no se promulgan o eligen en una manifestación. Yo en este debate lo tengo claro: huyo totalmente de la idealización de la II República y solo un ejercicio de suma ignorancia sobre lo que fue aquel periodo tan convulso puede dar como resultado que se enarbole la bandera tricolor como símbolo de estabilidad y progreso. Si esa es la República que me proponen los proponentes, una República a ratos oclocrática a ratos tiránica como Venezuela, Cuba o Corea del Norte a mi no me busquen pues yo, como Escipión Emiliano, creo que el mejor sistema de gobierno es la fusión harmónica entre las tres formas de gobierno fundamentales aristotélica-polibianas. Eso se puede dar en una república sin mirar con nostalgia a un pasado utópico y en una monarquía parlamentaria pero no vía del "gobierno de la muchedumbre".

Seguiremos hablando de oclocracia en próximos artículos. Lamentablemente está al orden del día en un tiempo en que faltan Cicerones y sobran Catilinas.

Sígueme en Twitter: @ang_guillen 

 

 

 

Tafanera

Blinklist

Fresqui

Del.icio.us

Barrapunto

Digg

Mename

Twitter

Facebook

Afegir un comentari Enviar a un amic  
888
1
Comentaris afegits 
Alex (Madrid) 05-06-2014 - 22:58
Chico !! Qu quieres q te diga. Mejor explicado imposible. Pedazo de reflexin. Enhorabuena, me ha encantado.
TORNAR