e-Noticies | Blogs blogs e-noticies e-noticies.cat

20 de Febrer de 2013

 Per llegir una versió en català  premi aquí

Quizás por mi profesión, por trabajar con ellos, siempre he mantenido que hay muchos rasgos comunes intrínsecos que no diferencian tanto griegos, sicilianos, napolitanos, genoveses, marselleses, catalanes, valencianos o andaluces unos de otros por citar algunos de los pueblos de origen romano. Sin duda Joan Manel Serrat lo definió muy bien en aquellos versos de Mediterráneo que decían:

"Soy cantor, soy embustero,
me gusta el juego y el vino,
tengo alma de marinero.
Qué le voy a hacer, si yo
nací en el Mediterráneo".

Efectivamente hay algo en nuestra cultura que "ha bebido" del Mediterráneo la cual es capaz de sacar por momentos lo peor de nosotros y en ocasiones lo mejor y que a su vez, como no puede ser de otra manera, ejerce de denominador común entre los diferentes pueblos citados en el primer párrafo. La corrupción y la traición como herramienta política ya bien la conocía Viriato, el primer gran afectado por la corrupción, diría yo, conocido en la Península Ibérica. Viriato asesinado por Audax, Ditalcos y Minuros, los tres primeros grandes conocidos hispanos por ser sobornados. En consecuencia, los romanos no sólo nos dejaron un derecho y unos monumentos entre otras fascinantes cosas como legado. Me atrevo a aventurar que desde entonces podríamos reseguir hasta nuestros días la historia común que tenemos españoles y portugueses, es decir, los que somos herederos de la Hispania romana, por los rastros de las salpicaduras de escándalos y corrupciones varias. Empeñados como están los soberanistas catalanes en separar, en manifestar que son diferentes de todo lo que quede al norte de los Pirineos y más si cabe allende del Ebro, encontramos en la corrupción política, como en la crisis del ladrillo o el modelo productivo rasgos tan comunes, rasgos que nos unen tanto y no nos hacen tan diferentes al resto de España ¿verdad?. Yo recomiendo llegado a este punto el libro escrito por uno de mis maestros universitarios del cual gran recuerdo guardo, el catedrático de Historia Medieval por la UAB José Enrique Ruiz-Domènec y su "España, una nueva historia" (RBA 2009). En él encontrarán rasgos que nos unen, más de lo que pudiera parecer a los "hispanos" producto de la influencia de los distintos pueblos que nos han dejado su herencia.

Pero abriendo las miras una vez más a los pueblos que habitan el Mare Nostrum y sus semejanzas y paralelismos, si en Italia tienen la Cosa Nostra en Cataluña tenemos la Casa Nostra. La Casa Nostra se ha destapado con inusitada virulencia este 2013 lo cual no nos puede coger de imprevisto. Es una tragedia que se viene masticando hace años. Una crónica de una muerte anunciada. En efecto, ya parece no haber día en que un escándalo ligado a la corrupción al tráfico de influencias, prevaricación etc...no salte a las páginas de la prensa. Por fortuna, Cosa y Casa Nostra se diferencian por no haberse producido delitos de sangre en el caso de la segunda ligados a las actitudes mafiosas. No obstante y pese a ello, corremos el riesgo de que como en el sur de Italia de tan cotidiana la corrupción se institucionalice (si es no lo está ya) y que la ciudadanía, en un principio indignada, acabe asumiéndola como algo propio con lo cual toca convivir. Sería un fracaso social pero a la vez sería el triunfo de la partitocracia. Un suma y sigue de siglos donde la corrupción ha vivido parasitada. Parafraseando a Cicerón: "Quosque tandem abutere, corruptela, patientia nostra?" Dependerá de que los ciudadanos no caigamos en la trampa del victimismo nacionalista que nos quiere vender CNI como un grupo de espías que quieren cargarse el su proceso secesionista (desmontando esta absurda teoría ha escrito un excelente artículo mi apreciado Javier Montilla muy recomendable); dependerá que los ciudadanos no nos creamos que la solución vendrá de los partidos que han gobernado España en los últimos 30 años; dependerá de que no nos creamos a las corrientes de opinión manejadas por los partitócratas que tratan a las fuerzas políticas pequeñas de "populistas"; dependerá de que nadie quiera tapar los escándalos bajo ninguna bandera; dependerá de que los ciudadanos españoles nos demos la oportunidad de realizar lo que muchos reclamamos como una segunda transición que nos libre de toda esta lacra. En definitiva un país más atractivo para todos. De eso dependerá básicamente.

Mientras eso llega nuestra democracia, como nuestra economía está en la UVI...pero hay esperanzas de salir de ella. Estoy convencido pese a que la historia parezca empeñada a no estar de nuestra parte.

Sígueme en Twitter: @ang_guillen

Tafanera

Blinklist

Fresqui

Del.icio.us

Barrapunto

Digg

Menéame

Twitter

Facebook

Afegir un comentari Enviar a un amic  
721
0
Comentaris afegits 
No hi ha comentaris afegits a aquest article.
TORNAR