e-Noticies | Blogs blogs e-noticies e-noticies.cat

22 de Novembre de 2012

Escribí hace unos meses, a raíz del auto que imputaba a Convergència Democràtica de Catalunya con financiación ilegal procedente del "Cas Palau", que seguramente nos encontrábamos ante el inicio de un nuevo "Caso Banca Catalana II". Caso Banca Catalana II en el sentido que lejos de intentar demostrar que las imputaciones son falsas, la huida hacia adelante sería matar al mensajero y acusar de juego sucio al Estado Español, el cual, en una confabulación bien orquestada intentaba hundir al nacionalismo por lo civil o por lo criminal. Pienso que las declaraciones de Homs, Pujol II o Artur Mas en los días posteriores humildemente me dieron la razón.

¿Por qué se produce y repiten estos hechos de matar al mensajero por parte del nacionalismo?. Perdonen el atrevimiento pero tiene fácil respuesta. El nacionalismo ha generado con el paso de los años un sistema, llamémosle de anticuerpos, cada vez que es atacado ya sea por corrupción, por saltarse las leyes o por pura crítica. Estos anticuerpos hacen de vacuna total contra esos ataques y qué duda cabe se han mostrado efectivos hasta el día de hoy. Su sistema inmunológico consiste en que cualquier ataque que se produzca a una persona de su entorno es automáticamente elevado a la categoría de ataque contra Cataluña como si de un principio de transposición se tratara. "Contra Cataluña" que como bien comentaba Arcadi Espada en su intervención en el acto central de campaña de Ciutadans del pasado sábado: "dos palabras que todo catalán de mi generación debería llevar tatuadas". La lógica de este proceso no es otra que durante el desarrollo de la enfermedad se va llegando al punto álgido de creerse que el nacionalismo es el pueblo, que ellos son el pueblo y que el pueblo es un engendro formado por 7 millones de personas en el caso catalán que piensan lo mismo. Los que vieran el "debate" de TV3 del pasado domingo que cuenten las veces que Artur Mas repetía "el poble de Catalunya" en el sentido que yo les estoy explicando. Ergo resumiendo su pensamiento: "como quiera que yo soy el pueblo de Cataluña si me atacan a mi atacan a Cataluña; por lo tanto catalanes "bon cop de falç i que tremoli l'enemic". Por consiguiente, no es extraño ver que el lema de CIU sea "La Voluntat d'un poble" (o sea que según CIU yo que debo ser parte del pueblo tengo la misma voluntad que ellos a lo que yo me pregunto ¿quiénes son ellos para decir lo que pienso o quiero hacer yo?). Si quieren más ejemplos apunten este: tras la manifestación del 11-S, toda la bancada nacionalista-independentista cantaba al unísono: "ha parlat el poble de Catalunya" (lo correcto hubiera sido ha hablado una parte del pueblo de Cataluña, pero no aquí lo del principio de unanimidad lo tienen muy bien aprendido). ¡Y dale!, yo ese día miren por donde ni estuve en esa manifestación y precisamente donde estuve no hablé en el sentido de esa manifestación, luego otra vez apropiándose de mi voz. Si fuera el único me lo haría mirar de veras, pero si algo se está demostrando con tan cansina repetición es que los que nos sentimos catalanes y españoles nos estamos como decía en otro de mis últimos artículos, acabando y rompiendo con el silencio. No solo esto. También se cansan los desahuciados, los trabajadores que se quedan sin empleo, los afectados por las estafas de las preferentes... Desventurados, no saben que ellos no son "el poble" y en consecuencia no son recibidos ni en el Parlament ni en el Palau de la Generalitat.Qué curiosa visión del pueblo que tienen algunos, ¿verdad?

Esta semana se ha destapado por parte del diario El Mundo un nuevo caso de corrupción que presumiblemente atañe a Artur Mas y Felip Puig. Respuesta de Artur Mas: es un ataque contra Cataluña, nos quieren destruir...nada de defensa personal sino de apropiación -indebida- de la palabra Cataluña para defenderse. A punto han estado de meterle una querella al diario de Pedro J en nombre de Generalitat y el pueblo de Cataluña. Hubiera sido tragicómico y todo. Que conste que yo de estas acusaciones tengo mis reservas que sean ciertas. Si algo consiguió el periodista que firma estas acusaciones sobre Mas y Puig es que dejara de ser lector del diario Marca cuando él era su director, tras muchos años siendo asiduo del rotativo deportivo madrileño. Quizás pueda ser una falacia ad hominem pero me sincero diciéndolo. El caso que me atañe en este artículo no es si son ciertas o no las acusaciones que eso ya se verá, sino el parapeto utilizado por enésima vez como defensa.

Los que tengan memoria y sean de mediana edad recordarán como en su día El Mundo fue el azote del socialismo felipista con los casos de corrupción que se les imputaba. Jamás (y si me equivoco muy gustosamente lo aceptaré), escuché a Felipe González decir que aquello era un ataque contra España, jamás lo vi envolverse en la rojigualda y parapetarse en ella como siempre han hecho los nacionalistas en España desde Franco hasta Pujol pasando por Mas, Arzallus e Ibarretxe (sí ya lo sé uno era un dictador y los otros elegidos democráticamente pero espero que sepan que me refiero a sus medios de defensa ante los ataques a sus acciones políticas y personales en tanto que eran y son nacionalistas). Se defendió en persona utilizando quizás los medios de comunicación "amigos" y no el nombre de un país entero.

Quizás uno de los lemas que utiliza ICV estos días sea muy acertado Catalonia is not CIU. En efecto no lo es, pero entre ICV, PSC, PP con su actitud pusilánime durante 32 años han conseguido que buena parte de la población acabe creyéndose que CIU son los amos de Cataluña.
De este modo es como parece que el "el poble de Cataluña" traga este pan y circo del siglo XXI. Si la corrupción es catalana no se la critica, al contrario, se la defiende porque se ataca el país. Si la corrupción es en Valencia o Madrid es que los españoles son corruptos por naturaleza.

Hay cosas que la independencia hipotética de Cataluña no arreglaría y una sería el modelo partitocrático que permite tapar las vergüenzas políticas antes bajo la Senyera, ahora bajo la estelada. Mientras tanto para muestra un botón: CDC se presenta a las elecciones con las escrituras de su sede en un juzgado embargadas por la supuesta financiación irregular de este partido mediante el Palau de la Música (3.2 M de euros). Según las encuestas parece que "el poble de Cataluña" volverá a tragar y CIU ganará. ¿Hasta cuándo les servirá este cuento? No lo sé, lo que si sé es que hasta en esto ¿lo ven como no somos tan diferentes de Andalucía, Madrid, Valencia o Galicia?. Por fortuna existen personas y partidos que quieren darle un vuelco a todo esto y al parecer, también según las encuestas, "el poble" nos va a dar algo de apoyo para seguir creciendo. No perdamos la esperanza.

 Sígueme en Twitter: @ang_guillen

Tafanera

Blinklist

Fresqui

Del.icio.us

Barrapunto

Digg

Menéame

Twitter

Facebook

Afegir un comentari Enviar a un amic  
499
0
Comentaris afegits 
No hi ha comentaris afegits a aquest article.
TORNAR