e-Noticies | Blogs blogs e-noticies e-noticies.cat

12 de Novembre de 2014

Los resultados del pseudoreferéndum del pasado domingo en Cataluña han levantado una euforia entre el secesionismo que yo considero injustificada. Por otro lado, en el sector de los contrarios a la secesión de Cataluña del resto de España también se vive una euforia que no acabo de entender muy bien. Trataré de explicarlo a continuación.

Que la consulta, referéndum encubierto, proceso participativo o cualquier otro eufemístico nombre que se le quiera dar era un acto de puro agitprop ad hoc a la causa secesionista es del todo claro y meridiano. Que ICV-EUiV ha sido un tonto útil cuya justificación para participar de la farsa ha sido de lo más rocambolesco, también. ICV-EUiA parece que lo ha hecho por su obsesión enfermiza contra el PP, para fastidiar al PP porque da igual su ideario si hay algo que puede ir contra el PP se va y punto. Esa es la deriva que han cogido y allá ellos con sus ambigüedades.

Los resultados eran los esperados, yo mismo avancé en mi anterior artículo la posible participación. La euforia entre el secesionismo durante toda la jornada era pura propaganda. Colegios con largas colas decían, gente emocionada por votar, "un clam". Lógicamente si hay menos colegios electorales (entre un 30-40 % de los que hay habitualmente en una cita electoral con garantías democráticas, de las de verdad) normal que se produzca el "embotellamiento" y sobre todo por las mañana debido a esa ansia del secesionismo por votar y dejarse ver.

El domingo por la noche asistí invitado a un programa especial sobre el 9N de Ràdio Silenci (Radio municipal de La Garriga) para dar mi punto de vista sobre la jornada. Mientras aguardaba mi turno escuchaba como los diferentes representantes de las fuerzas secesionistas radiaban un entusiasmo como si aquello hubiera sido una victoria por aplastamiento. Yo no salía de mi asombro pues pensaba: ¿cómo puede estar orgulloso el secesionismo de haber tenido una participación ridícula y de saberse que serán, cuando se cierre todo este tinglado, 1.900.000 catalanes incluidos los de 16 y 17 años de edad e inmigrantes los cuales no votarían en procesos electorales normales? ¿De veras hay motivos para el desenfreno que un 30 % aproximadamente de la población catalana se haya mostrado claramente independentista después de años de absoluto bombardeo mediático, ocupación de espacios públicos y campañas de movilización? ¿Dónde está ese más del 45 % de secesionistas que dicen las encuestas como las del CEO que existen? ¿Son la mayoría silenciosa secesionista que no se expresa en las urnas? Si algo creo que podemos coincidir es que el domingo pocos, muy pocos secesionistas no fueron a "votar" (las comillas no son baladíes) y si algo podemos estar de acuerdo también es que con un 30 % de la población catalana (ojo, acorde con el censo que no es un censo el cual se ha utilizado para la ocasión y que varía substancialmente del utilizado en convocatorias serias) que se ha declarado secesionista no se debe hacer una declaración unilateral de independencia. No hay masa crítica para ello que garantice que se haría en un clima de paz social.

Entrando en el detalle de los eufóricos secesionistas. ¿De qué están tan contentos en CIU? ¿Qué ha cambiado? Dicen que ahora lideran el "procés" y que Junqueras ha quedado descolocado. Lo que no ha cambiado es la política real, la que ha de solucionar los problemas de los ciudadanos. Sigue sin exisitir. La Generalitat sigue teniendo una deuda fantasmagórica, sin presupuestos para 2015, asfixia económica y Artur Mas, a razón de los resultados del domingo, ha demostrado que ha gobernado para una minoría de la población catalana ávida de deseos identitarios. Sí, ya lo sé, que evidentemente entre los votantes del otro día hay mucha gente que lo estará pasando mal, gente de buena fe que se ha creído que llegar a Ítaca es llegar a la Arcadia feliz. No les culpo. Culpo al flautista que sopla el instrumento. Culpo a quién durante sobre todo estos dos años solo ha tenido un tema en mente y si no me creen miren el balance legislativo y léanse los acuerdos de gobierno de cada martes.

Luego tenemos también una cierta alegría entre los no partidarios de la secesión de Cataluña por los motivos que yo aduzco para negar el optimismo desbordado del secesionismo en cuanto a los resultados se refiere. Yo no estaría tan contento. Si bien es cierto que son minoritarios en comparación con el censo total de votantes no es menos cierto que los partidarios de la no secesión de Cataluña no se han movilizado, hasta el día de hoy, en un número como para tenerlos en consideración. No hablo en la calle. Las elecciones y los referéndums se ganan con votos en las urnas no por el número de manifestantes haciendo una V, una cadena humana o una concentración en el centro de Barcelona. En las últimas elecciones al Parlament (la que registró mayor participación de la historia reciente) la suma de escaños y votos recibidos de los partidos llamados "constitucionalistas" (PSC, PP y C's) son netamente inferiores a las de las fuerzas secesionistas. Ni siquiera sumando ICV-EUiA al bloque constitucionalista se consigue. Únicamente en Elecciones Generales ha habido un número superior de votos constitucionalistas frente a secesionistas. En consecuencia, el fracaso de los partidos constitucionalistas catalanes es doble: por un lado ser incapaces de movilizar a su electorado para contrarrestar en el Parlament la hegemonía soberanista, que si bien no da para modificar un Estatut no se puede negar que son mayoría absoluta y de esos polvos estos lodos; por otro lado, no hay una fuerza "locomotara" que tire del resto. Las encuestas dan resultados muy igualados y si la suma de escaños es una simple aplicación de la propiedad conmutativa que no variaría el panorama actual ser tercera fuerza política es de lo más estéril. Que se lo pregunten al PSC.

Por consiguiente, es una animalada de calibre mayúsculo afirmar que hay cuatro millones de catalanes que no son secesionistas. La abstención no se puede cuantificar hasta que se transforma en voto. La abstención facilita que la fuerza que más votos haya obtenido gobierne o gane un referéndum. En el mejor de los casos en los últimos 10 años la menor abstención ha alcanzado el 25% del censo, cifra nada, pero para nada desdeñable. Lo único que de verdad se ha demostrado el 9N es que el secesionismo no es, ni de lejos, mayoritario, lo que sí es especialmente ruidoso, vistoso y derrotable en el terreno electoral.

Así pues, la única manera de darle al nacionalismo, al secesionismo, la mayor paliza y derrota democrática de su vida es movilizando el voto de los que votan en las Generales en las próximas elecciones al Parlament. Eso sería un 35-40 % del censo, o sea, más votantes que los secesionistas. Será complicado porque como digo no acaba de haber una fuerza política (haciendo caso a las encuestas) que lidere ese voto que la aproxime a los 35 escaños, ni siquiera, de momento, la que está llamada a serlo: C's. La irrupción de Podemos tampoco ayudará. De conseguirlo, entonces sí que los no secesionistas podremos sacar pecho ante los secesionistas y a partir de ahí tender la mano y realizar una "Transición catalana" que ayude a resarcir las heridas, de calado, que todo este "procés" está dejando en la sociedad catalana.

Mientras todo esto pasa, lo que más me duele es ver esas euforias de unos y otros por lo que considero dulces derrotas. Me duele más si cabe cuando veo que nos alejamos día a día de los problemas reales y que no hay manera de encontrarles solución porque estamos todo el día con el foco puesto en el "procés" cada día más infinito. Hay que salir cuanto antes de ese marco mental que solo hace que hablar de lo mismo, incluido yo al que se le puede acusar de que últimamente escribo sobre lo mismo. Yo lo voy a hacer ya. Se puede volver a hablar del "procés", algún día, no cada día. Los catalanes no merecemos esto, merecemos un Govern que gobierne, un Govern que busque mejorar la financiación, claro que sí, pero desde el diálogo y el entendimiento, la lealtad constitucional no desde la provocación y el desafío. Aquello tan simple de que hablando se entiende la gente. Menos euforia y más diálogo, propuestas y trabajo, mucho trabajo.

Sígueme en Twitter: @ang_guillen 

Tafanera

Blinklist

Fresqui

Del.icio.us

Barrapunto

Digg

Menéame

Twitter

Facebook

Afegir un comentari Enviar a un amic  
1004
0
Comentaris afegits 
No hi ha comentaris afegits a aquest article.
TORNAR