e-Noticies | Blogs blogs e-noticies e-noticies.cat

15 d'Abril de 2013

A de Gispert le viene grande el cargo

Podría haber titulado este artículo utilizando la coletilla del director de este digital: "Contra..." en este caso de Núria de Gispert, pero eso mejor lo dejo para Xavier Rius que se le da mejor. Lo siento pero a Núria de Gispert le viene grande el cargo que ostenta, tan grande como su sueldo por ejercer de Presidenta del Parlament de Catalunya. Núria de Gispert o rectifica en los próximos plenos o ha de dimitir por incompetencia y por extremadamente partidista. Me baso y sustento en los desagradables hechos sucedidos en el Parlament durante los dos días de pleno de la semana pasada.

En Cataluña sectores soberanistas desde partidos a medios de comunicación están tapando y dando alas a su vez a los representantes del chavismo en nuestra comunidad: las CUP. Se les ríe las gracias pues cuando atacan por el frente soberanista le hacen el juego sucio a CIU y ERC y cuando atacan por la izquierda los eco-socialistas de ICV-EUIA (vamos, los comunistas de toda la vida) ya les está bien que sean primera línea de infantería que les abra el paso a ellos.

Pero en democracia no todo vale. Frase machaconamente repetida todo sea dicho de paso. En democracia hay unas reglas que se han de respetar y cuando esas reglas no se respetan debe haber un árbitro que imparta justicia. Las reglas fueron violentamente traspasadas la semana pasada por las CUP en el Parlament y en la Garriga.

El pasado miércoles el diputado de las CUP David Fernández acusó al PP de reventar las libertades siempre advirtiéndoles de que se cuidaran no se fuera a caer los sobres. El diputado Santi Rodríguez mostró su enfado airadamente y lejos de cerrar el incidente, la presidenta del Parlament recriminó fuertemente a la bancada popular en lugar de a quién lanzó la acusación. Si hubo un malentendido con la palabra "sobres" de Gispert lo podía haber solucionado de otra forma. Ese mismo día, el presidente de C's, Albert Rivera, acusó a de Gispert de recriminar a algunos grupos parlamentarios ciertos gestos como aplausos en función de quién interviene.

No acabó aquí la cosa. El jueves día 11, y ante el acto de escarnio convocado por la sección local de las CUP de la Garriga, municipio donde reside Albert Rivera y en el cual estaba previsto que éste diera una conferencia-coloquio ese mismo día por la tarde; el presidente de C's recriminó desde tribuna del Parlament el hecho, insólito hasta el momento, de que un partido político pidiera un escarnio hacia el representante de otro partido político por el mero hecho de tener ideas discrepantes (la particular forma de entender la democracia del chavismo trasladada a Cataluña). Minutos después cuando el diputado de las CUP, Quim Arrufat se dirigía a ocupar su puesto en el hemiciclo, Rivera le mostró el cartel que las CUP había realizado para promocionar el escarnio. Arrufat le contestó con un "vete acostumbrando" que indignó, como no puede ser de otra manera, a los diputados de la formación de Rivera, en especial a los diputados Cañas y Alonso. Pues bien, lejos de recriminar al acusador, el cual con un cinismo victimista enfermizo intentó hacer creer que las discusiones del día anterior con el PP y las de ese día con Ciutadans eran producto de una "paranoia" de ambas formaciones; Núria de Gispert a punto estuvo de echar a los diputados que tuvieron que soportar el "vete acostumbrando". Asombroso, los insultados tratados como los malos de la película.

Ciertamente o se actúa con la contundencia que el Estado de Derecho y la democracia ordenan o reírles las gracias a unos diputados que no creen en este sistema nos saldrá caro a todos los demócratas cuando queramos darnos cuenta, como muy bien ha comentado muchas veces Jordi Baeza en este mismo digital, seremos ya la Venezuela Chavista del sur de Europa. Imprescindible es la lectura de su artículo "Chavistas en el Parlament".

Porque se puede discrepar unas veces de forma más vehemente que otras pero lo que no se puede hacer es amenazar con escarnios y elevarlos a la categoría de "vete acostumbrando". Aquí de Gispert estuvo muy mal, pésima y ya no entro en su forma autoritaria, cercana al despotismo con el que se dirigió a los afectados por la verborrea de tira la piedra y esconde la mano de las CUP. El mundo al revés.

Todo esto me lleva a pensar si realmente la figura de la Presidencia de un parlamento, la cual ha de velar por el cumplimiento estricto del reglamento, ser neutral e impartir en cierto modo justicia ha de ser alguien elegido con militancia política. Extrapolando el caso al futbol: ¿cómo va a dirigir un Clásico Real Madrid - F.C. Barcelona un periodista, por ejemplo, del cual sepamos claramente su afinidad con uno u otro equipo? Lógicamente intentará barrer de alguna manera para su lado en las situaciones conflictivas.

En este caso sucede lo mismo. Núria de Gispert lleva tiempo barriendo hacia los suyos y ya no sólo dentro del Parlament sino fuera también. Una Presidenta del Parlament debiera mantenerse neutral en el día a día de la política catalana. Una Presidenta del Parlament no debe (poder puede porque lo hace constantemente) posicionarse a favor del debate soberanista (ni en contra tampoco por supuesto). Una Presidenta del Parlament no solo debe serlo sino aparentarlo. Una Presidenta del Parlament no es un conseller más del Govern. De Gispert lo olvida y detrás de ese aspecto de mujer entrada en edad que nos puede resultar afable está escondiendo una persona que no reparte justicia ni aplica el reglamento con imparcialidad en el Parlament de Catalunya.

Por consiguiente, para evitar este tipo de circunstancias (la cual lleva años ocurriendo en el Parlament o en el Congreso de los Diputados), lo mejor sería que el President/a del Parlament o del Congreso no fuera ni un político perteneciente a algún partido. Además lo deberíamos elegir los ciudadanos entre miembros de una verdadera sociedad civil al mismo tiempo que votamos en las elecciones. Así tendríamos en ese puesto una persona a priori imparcial y elegida por los ciudadanos, y no por partitócratas como hasta ahora, ocupando una de las principales instituciones ya sea de Cataluña en el caso del Parlament ya sea de toda España en el caso del Congreso.

¿Rectificará de Gispert? No tengo ninguna duda de que no. Rectificarán algunos partidos su posición de mirar hacia otro lado ante las salidas de tono de las CUP? Quizás sólo cuando las CUP ponga su punto de mira directo en CIU. Ahora únicamente la tocan de refilón. Ya veremos.

Sígueme en Twitter: @ang_guillen

Tafanera

Blinklist

Fresqui

Del.icio.us

Barrapunto

Digg

Mename

Twitter

Facebook

Afegir un comentari Enviar a un amic  
467
0
Comentaris afegits 
No hi ha comentaris afegits a aquest article.
TORNAR