e-Noticies | Blogs blogs e-noticies e-noticies.cat

18 de Juny de 2015

27-S Una gran oportunidad para Ciutadans

 

El "procés" nos ha descubierto el alma secesionista de la mayoría de partidos catalanes. Un alma que parecía haber estado existiendo desde siempre pero que nunca se había manifestado, o por lo menos con la virulencia de estos últimos años. En efecto, el "procés" nos ha mostrado que en los partidos tradicionales como CIU, PSC, ICV-EUiA o incluso en los nuevos como Podemos habita una especie de yang antagónico a su ying que les tensa, les debilita y les divide a estos partidos. Normalmente a este sector secesionista se le conoce como "críticos" y como denominador común tiene que no han ganado ningún congreso de su partido, que aparentemente son minoría en él pero eso sí, gozan de todas las prebendas posibles de buena parte del mapa mediático público y concertado catalán para ampliar su mensaje elevándolo a una falsa apariencia de mayoritario.

Ayer obtuvimos una nueva víctima de este supuesto sinfín que es el "procés" inclusivo, abierto, amable, dialogante y festivo según los "procesistas": se rompió CIU porque su ying y yang no se soportaban más.

Con todo esto, las cartas van quedando boca arriba y no tengo ninguna duda que la parrilla de salida para el 27S ya se está acabando de definir, si no está definida ya. Como explicaba Xavier Rius en un reciente artículo, Artur Mas va en el Titánic, el iceberg lo tiene cerca y no hay margen de maniobra para esquivarlo. El choque es inevitable. Queda por saber si le hundirá o salvará los muebles. El President se juega un all in "pokeriano" a sabiendas que no tiene las mejores cartas pero que, en cierto modo, juega con cartas marcadas merced a una ley electoral que le es favorable, la treta de contar diputados en lugar de votos, una fecha que coincidirá con un puente en la zona metropolitana de Barcelona, allá donde el soberanismo no se come un colín y donde vive la gran mayoría de la población de Cataluña. Confía en todo ello y en los errores tácticos de los demás para salirse con la suya.

Esta legislatura pinta vista para sentencia. Una sentencia negativa como no puede ser de otra manera. Otra legislatura perdida en la que CIU ha conseguido no solo romperse si no aumentar la deuda de la Generalitat doblándola respecto a la que heredó -ya de por sí enorme- del Tripartito, una escasez legislativa alarmante y un ramillete de las pocas leyes que aprueban impugnadas e inhabilitadas. Si añadimos sus líos internos de supuesta corrupción además del caso Pujol todo lo relacionado con el Palau y otras secuelas lo convierte en un auténtico Caso Convergencia. Realmente el panorama no es nada halagüeño para el President. 

Yo espero que el President Mas no nos decepcione y tenga el valor y el coraje de no irse por las ramas y convoque elecciones el 27 de septiembre. Cataluña necesita estas elecciones porque la situación es inaguantable. Ya no se puede alargar más. Cataluña no se merece más de 15 años de desgobiernos que no se han preocupado por avanzar sino por buscar problemas donde no los hay y por dividir. El 27 de septiembre ha llegado el momento de jubilar políticamente a Artur Mas en las urnas y con ello dar sepelio a un "procés" que por más que quieran sus "procesionistas" lleva muerto meses y que no da más de sí, algo más de un respetable 1.800.000 secesionistas, de un 30 % aproximadamente de un censo hecho ad hoc para aquel simulacro de referéndum. Ese 9 de noviembre de 2014 se empezó a morir cuando cundió el desanimo de que pese a todas las facilidades del mundo para votar votaron los que votaron y no eran la inmensa mayoría que reflejaban algunas encuestas interesadas. El secesionismo se vio frente al espejo y el espejo les dijo que no eran la mayoría del "Principado".

¿Es posible darle al nacionalismo, como decía mi apreciado Juan Carlos Girauta en su último libro, la lección de su vida en las urnas? Nunca he tenido la menor duda. Pero para eso hace falta contar con dos factores los cuales Artur Mas y buena parte del secesionismo prefiere que no sucedan: una alta participación en las próximas elecciones del 27S y un partido que aglutine en buena medida los votos de los que quieren un gobierno para Cataluña que se preocupe de sus problemas reales y no de empeorar más la situación con aventuras extemporáneas que nos separen de España, y en consecuencia, de la Unión Europea o populismo de corte bolivariano.

Las dos variables van unidas intrínsecamente una con la otra. Evidentemente si no hay una alta participación por encima del 70 % poco sirve la segunda variable pues de una cosa muchos de los que me leen estarán seguros: los secesionistas votarán en su inmensa mayoría (como lo llevan haciendo en las últimas citas electorales convertidas en una reválida para marcar paquete), sea a la rumoreada lista del President, sea a ERC o a las CUP. Sabemos tras el 9N cuantos son. Falta despejar la otra incógnita: cuántos son los que no están por la secesión. Y al otro lado demoscópicamente la opción con más fuerza en este momento es precisamente una que no tiene un sector secesionista, quizás sea por eso que ha llegado hasta donde ha llegado: Ciutadans. Ciutadans tiene una oportunidad de oro, tras el ruptura de CIU, de disputar la victoria en las elecciones del 27S. Pero tiene solo una pues está en el momento y sitios adecuados y eso en política equivale a mucho. De cómo movamos nuestras fichas dependerá en buena medida el éxito o que se mantenga el status quo actual que hastía bastante por su inoperancia.

España tiene muchos problemas en los que C's está trabajando y ahora más y mejor tras los buenos resultados cosechados en las últimas elecciones autonómicas y municipales pero el problema territorial catalán es para mí, ante el carácter de los acontecimientos que van a desembocar a que se disuelva el Parlament en un mes para ir a elecciones a finales de septiembre, el principal de ellos y en el cual C's debe echar el resto. Si el 27 de septiembre el secesionismo alcanza la mayoría absoluta con la suma de todos sus partidos el desafío al Estado Social y de Derecho continuará. Pudiendo evitarlo es un deber hacerlo y para ello hay que salir con la alineación titular, pensando en este partido y no en el próximo (el partido a partido que ha popularizado el Cholo Simeone), con las propuestas de regeneración política, reactivación económica y medidas sociales que lejos del populismo y de la venganza de algunos procura dar con las soluciones que los catalanes y el resto de españoles necesitan. C's debe salir a ganar el partido, llenar el estadio (entendiéndose por movilizar la participación de los que no votan Autonómicas y sí en Generales), ser el voto propuesta frente al voto protesta o al voto que nos estrelle contra el iceberg. Mientras el secesionismo quiera jugar al futbol con un balón de rugby diciendo que es futbol (planteando unas elecciones autonómicas sin más como unas plebiscitarias que solo existen en su imaginario) C's y lo hago extensible al resto de fuerzas políticas que no están por jugar con la pelota de rugby a que planteen juego y hagan propuestas para mejorar la vida de los catalanes dentro de nuestro Estatut y Constitución. Los que quieran un único punto en su programa adelante, pero que no nos hagan comulgar con ruedas de molino a estas alturas de la película pues no habría nada peor que caer en su marco mental, que es lo que llevan buscando desde secula seculorum.

Artur Mas pasará a la historia por haberse cargado a su partido y por conseguir los peores resultados de su historia aunque para el 27S me atrevo a decir que bajo las siglas que lidere serán todavía peores. Llega el momento de que volvamos al "seny". España se comienza arreglando por Cataluña y no cabe duda que tenemos una responsabilidad grande en hacerlo y conseguirlo y a partir de aquí conseguir arreglar el resto no es imposible, porque imposible es solo una opinión.

 Sígueme en Twitter: @ang_guillen

 

 

Tafanera

Blinklist

Fresqui

Del.icio.us

Barrapunto

Digg

Mename

Twitter

Facebook

Afegir un comentari Enviar a un amic  
636
0
Comentaris afegits 
No hi ha comentaris afegits a aquest article.
TORNAR