e-Noticies | Blogs blogs e-noticies e-noticies.cat

04 de Gener de 2014

Un hombre no puede demostrar ser dueño de la vida de otra persona, de ahí emerge lógicamente el deber ético (aunque sea preventivo o prudencial) de no agredir a otro individuo soberano. Muy atrevido es el hombre que no reconoce esta humildad echando un simple ojo a su imperfección y a su entorno. Hay quien dirá: "puede demostrar que es dueño de otro mediante la fuerza". Y no, así no demuestra estar legitimado ni tener la capacidad para poseer a otro; así demuestra que puede vencer, anular, acabar con otro. ¿Consideramos la fuerza una fuente de conocimiento y de legitimidad? ¿Las grandes cosas, las que prefieren, eligen y gustan a los individuos soberanos se hacen con fuerza o más bien con ingente maña y consiguiente intercambio? Está en esa valoración subjetiva de la utilidad, en lo que llamamos preferencia, la relación entre el bien ético de la libertad y la generación de valor y la prosperidad. Quizá la frase hecha "más vale maña que fuerza" tenga un sentido ético más allá del uso común utilitarista. ¿Que conservemos algún grado de soberanía individual bajo la más dura opresión no es la prueba definitiva de que nadie nos puede poseer del todo jamás? Es la prueba de que tenemos capacidad y de que otros no la pueden tener toda sobre uno. Es la prueba de la dignidad humana.

 
@AzoteLiberal en Twitter

 

Tafanera

Blinklist

Fresqui

Del.icio.us

Barrapunto

Digg

Menéame

Twitter

Facebook

Enviar a un amic  
1689
0
TORNAR