e-Noticies | Blogs blogs e-noticies e-noticies.cat

01 de Novembre de 2013

Gobiernos, farmacias y caos

He oído apelar a la conciencia social de los farmacéuticos en el caso del impago que sufren por parte de la Generalitat. Y me he enfadado ante este cinismo tertuliano lameculos del poder político. Muy generalizado, por cierto. A vosotros: ¿pagar los medicamentos es la nueva o la vieja centralidad? Ahora se habla mucho de esta tontería entre el postureo mediático.

Tenía que ser con la predicada eminencia de Mas-Colell al frente del Departament d'Economía y con un presupuesto (no aprobado) que ronda los 35.000 millones de euros, cuando las farmacias tenían que decir que van a dejar de suministrar. Hasta el cuello y hasta los huevos.

Nos debería asustar, que la predicada eminencia no tenga ni idea de dónde encontrar dinero en el Presupuesto para pagar algo tan prioritario como los medicamentos. No la plantilla hinchada en relación con los ingresos que hay en depresión económica, no la ristra de organismos y fundaciones absurdas, no una TV pública que tiene más empleados que Telecinco y Antena 3 juntas, no la burocracia comarcal que sirve para tejer redes clientelares en nombre de la cohesión territorial. No. ¡Los medicamentos! 

Pero no es sólo cosa de Mas-Colell, luego está el caos general. El de todas las pesadas administraciones que soportamos sobre la cabeza. El Conseller no ha tardado en iniciar la danza más clásica de todas: la de la culpa entre tanta administración. Obviamente, el Conseller ha recordado que el pago a las farmacias depende también de la puntualidad en recibir los recursos comprometidos por ese bicho burocrático llamado FLA. Y las terminales de CiU han corrido a extender este precario y abusado argumentario. A menudo estas terminales olvidan que también estamos así por la obra tripartita, todo vale para evitar molestar a ERC.

Lo que tenemos: un mal sistema de financiación autonómico que tiene lo peor de la centralización (el ingreso) y lo peor de la descentralización (el gasto), esto consolida y agudiza una estructura de incentivos perversos típicos de la política y de la administración pública que puede llevarla al colapso. Cualquier nivel puede funcionar como una barraca mal asentada porque siempre hay otro con quien repartir -o a quien dar- la responsabilidad fiscal. La dilución de la responsabilidad es un gran vicio aquí. Como también lo es no resolver nada arengando la pasión nacional que toque para tapar lo que sea. El españolismo tiene su demonio fiscal en Gibraltar y el catalanismo lo tiene en España. A la idea nación nadie le debe nada, a los proveedores de la administración sí. Y mucho.

Entre unos y otros: la casa por barrer. Hasta ahora han cerrado 16 farmacias por impago y dos han cambiado de propietario. Y un servidor encuentra aquí una contradicción brutal, resulta que el Institut Català de Finances tiene un presupuesto asignado de 2600 millones para "apoyar a las pymes", en cambio dejamos que las farmacias cierren por el impago de la administración. Esto es muy típico en todas las administraciones, se llenan la boca con leyes para emprendedores y planes business friendly pero es propaganda. No dejan de destruir riqueza, proyectos privados y por lo tanto empleo. Ahora quieren convertir el ICF en banco público, echan de menos las Cajas bien pringadas de políticos, tendremos que rezar para que la broma no nos cueste el otro ojo de la cara. Ya nos quedaríamos ciegos.

A pesar de que las administraciones están al límite en el pago de proveedores, hay gente que todavía nos dice que tenemos pocos empleados públicos en relación a la población activa si lo comparamos con algunos países europeos. Se ve que el capítulo primero se paga con población y no con ingresos. En este sentido también recuerdo que tenemos los tipos marginales más altos del IRPF y uno de los esfuerzos fiscales más altos de la UE. En promedio trabajamos hasta mayo para pagar impuestos.

Nuestro problema es de falta de ahorro y de inversión, no estamos cultivando para cosechar después, y es porque los gobiernos se lo impiden y mucho a los agentes que lo pueden hacer. Dilapidan nuestro futuro y el de los hijos de quienes son valientes para tenerlos. Quieren solucionar esta situación con más crédito, pero el motor está calado, demasiado sobreendeudamiento, no hay mucha demanda solvente de crédito. Eso sí, ahora que el BCE ha hecho bajar la prima, la administración sí puede volver a tirar de chequera relajadamente llevándose el crédito que podría ir a la poca demanda privada solvente que queda. Y a todo ello lo llaman austeridad, una broma macabra.

Es verdad que las farmacias son un sector privilegiado y protegido que debería liberalizarse. Y en este sentido, ya va bien que se vea que es peligroso que la facturación de cualquier empresa dependa tanto de la administración. Pero a pesar de todo esto, lo que están haciendo las administraciones a las farmacias es impresentable y lo más llamativo es que hablamos de un sector muy sensible socialmente. Síntoma claro de colapso.

Ahora que toda manifestación antigubernamental que no sea de izquierdas es calificada de Tea Party, debe ser también el caso de los farmacéuticos... Tienen todo mi apoyo de cara a las protestas o cierres que puedan realizar. 

Comparto su enfado. La culpa no la tienen sólo los gobiernos que tenemos, también todos aquellos ciudadanos que les hacen el juego y no hacen ningún esfuerzo para detectar la mentira y manipulación, comprando algunos discursos que el poder público emite a diario.

 

@AzoteLiberal en Twitter

 

 

 

 

 

Tafanera

Blinklist

Fresqui

Del.icio.us

Barrapunto

Digg

Mename

Twitter

Facebook

Enviar a un amic  
1442
0
TORNAR