e-Noticies | Blogs blogs e-noticies e-noticies.cat

03 d'Abril de 2014

El show de la "Tasa Tobin"

La llaman Tasa Tobin, cuando no tiene casi nada que ver con lo que Tobin proponía. Así que llamémoslo mejor por su nombre: Impuesto a las Transacciones Financieras (ITF). Una propuesta que para cualquiera más o menos conocedor del mercado es pura propaganda en boca de muchos políticos que están asumiendo gradualmente el discurso de la izquierda más cafre, en este caso liderada por ATTAC. No es una propaganda estéril, pretende lo de siempre: intentar salvar unos votos y recaudar. O en orden inverso. Pero yerran en todo el planteamiento: primero porque el ITF es malo para la economía, segundo por querer hacer un populismo muy visible e insultante y tercero; por su siempre patoso cálculo recaudatorio. Me explico.

Nos dicen que el ITF es para frenar la especulación y la volatilidad en los mercados. Eso es directamente mentira. El efecto será exactamente el contrario, si se aplica de verdad. Y pongo ésta última condición porque es muy probable que lo acaben pagando los minoristas y no los grandes de las finanzas como machaconamente se repite. Así ha sido en Francia que se adelantó en su aplicación por prisas electorales. Si se aplicase de verdad, el ITF encarecería las operaciones de corto plazo o de alta frecuencia haciéndolas menos o nada rentables. ¿Qué sucedería entonces con éstas? Que desaparecerían y buscarían otro mercado donde realizarse. El mercado europeo, por lo tanto, perdería liquidez. 

Cualquiera que sepa de la cuestión les dirá que un mercado menos líquido es más volátil por el aumento de la diferencia entre posiciones compradoras y vendedoras. Y luego es más peligroso, ya que forma los precios de forma mucho más ineficiente. Ese es uno de los motivos por los cuales es más tranquilo operar en un valor como Telefónica que operar en uno de los famosos chicharros (valores ilíquidos, estrechos y de movimientos bruscos). Con menos liquidez y menos volumen es más fácil provocar grandes movimientos de precio en el mercado, se necesita menos dinero. Y a mayor concurrencia en un valor o en un mercado, más acolchados están sus movimientos de precio y es menos manejable por pocos operadores. Lo sano para la economía son mercados muy concurridos. Lo contrario dificulta el cálculo económico y dispara los riesgos. Y se puede afirmar de nuevo que la legislación beneficia la formación de oligopolios. Es lo que hace el ITF en este sentido.

Otra mentira es la cifra a recaudar: 35000 millones. Hace un par de años se hablaba de 50.000. Ya va bajando... Como he dicho antes, si se excluye a Europa de ciertas operaciones el volumen se irá a otras plazas financieras, como bien sabe David Cameron. Y los otros ¡16 países! de la UE que no están por aplicar el ITF. Así que estamos ante una recaudación ficción, de nuevo. Cuando Suecia aplicó un impuesto de este tipo en los 80, la bolsa de Estocolmo perdió drásticamente buena parte de su volumen, lógicamente. Suecia retiró la medida en 1991 y ahora se opone al ITF. Como los también antisociales Holanda, Dinamarca o Luxemburgo... Sólo les queremos copiar en lo malo.

Después está la propaganda sobre quién paga, es común que lo llamen "impuesto a la banca" o que lo vendan como una represalia contra el sector financiero, pero acaba repercutiendo en el usuario final y los inversores institucionales no se verán afectados o encontrarán la forma de evitarlo. Y sí, Rajoy ha dicho que quiere evitar eso pero va a tener que decir cómo lo hará. La ciudadanía tiene muchas experiencias en este sentido.

En cualquier caso, la medida supondrá un aumento de costes, una pérdida de competitividad europea y un nuevo ataque al ahorro que tanto necesitamos en una crisis de deuda. La medida también profundiza en una línea de moda y muy cuestionable éticamente: gravar el simple intercambio o el patrimonio. Es sabido que gravar la renta y los beneficios no da para pagar el desmadrado gasto público.

Para acabar quiero destacar unas contradicciones evidentes que delatan el populismo de la retórica sobre la "Tasa Tobin". Si la UE está apoyando a la banca con dinero público porque está en una situación delicada, ¿por qué luego la quiere descapitalizar cobrando el ITF? ¿Es contradictorio o sólo me lo parece a mí? Yo te doy dinero y luego tú me lo das a mí. Nada que solucione realmente el problema de fondo: mucha deuda total, mucho gasto y falta de ahorro. Otra contradicción: cuando la deuda pública es vendida por los operadores se usa como argumento el famoso "los especuladores nos atacan" y resulta que ahora nos llega que el ITF no se aplicará a la deuda. Quizá es que temen que los malvados especuladores participen menos en el mercado de deuda donde los gobiernos tanto disfrutan... Es una tomadura de pelo que el ITF quiera "poner orden" o contrapesar al poder financiero. Todo el discurso sobre la "Tasa Tobin" está al servicio de la propaganda política.

Queda muy bonito el ITF para quien no entiende de lo que realmente hablamos, pero estamos ante uno de los mayores despropósitos políticos y propagandísticos de la década. Sospecho que por eso cuesta tanto tirarlo hacia delante además de por cuestiones de aplicación técnica. De Guindos nos ha anunciado el enésimo acuerdo sobre el tema, pero fuentes europeas ya han dicho que se ha precipitado.

El ITF no puede ser global porque los anglosajones y los emergentes no lo quieren. Y piensan: que lo hagan esos 11 países, ya se apañarán. Ellos se benefician directamente de los bobos entre los que nunca falla España. Así que, si se aplica en serio, cosa que aún dudo, tiene toda la pinta de que va a conducir a la exclusión de los 11 del circuito de ciertas operaciones. Esta medida es lo que le falta a Europa para estar mucho más en la periferia del mundo.

 

@AzoteLiberal en Twitter

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tafanera

Blinklist

Fresqui

Del.icio.us

Barrapunto

Digg

Mename

Twitter

Facebook

Enviar a un amic  
1665
0
TORNAR