e-Noticies | Blogs blogs e-noticies e-noticies.cat

05 d'Abril de 2012

Bloqueado por "intelectuales"

¿Te han bloqueado alguna vez en Twitter? A mí también. En mi caso seis personas en seis meses. Todos ellos de los que llaman fácilmente "intelectuales". Que nadie se me enfade con lo de "intelectuales", no me refiero a los que usan la cabeza a su servicio y de paso al servicio de la humanidad. Pues eso lo hacemos todos. ¿Verdad? Je. Me refiero a los que dicen vivir de su intelecto pero no suelen usarlo para ofrecer un buen producto a la gente. ¿Y qué es un buen producto? Pues el que quiere la gente, el que valora, el que compra y por el que paga voluntariamente. No obligatoriamente.

¿Qué tienen en común las seis personas que me tienen bloqueado en Twitter? Pues que todas ellas han vivido, viven, vivirán o volverán a vivir arrimadas al presupuesto público si seguimos contribuyendo. Obviamente esto no es casual. Pues este hecho imprime carácter y sensación de intocabilidad en los privilegiados. No saben lo que es el riesgo, no saben lo que es competir con su valor por el aprecio del mercado, sólo han competido por lograr llamar a una puerta antes que otro como ellos.

¿Me da rabia que me hayan bloqueado? Por supuesto. Claro que sí. Pues que la intolerancia domine así el cuerpo de los "tolerantes" es algo que uno debe aprender a tolerar. Y en esto estoy, reeducando mi rabia. No me gusta ver pasiones en mí. La tolerancia se practica además de predicarla. ¿Eh?

Hay tres tipos de bloqueo tuitero desde un punto de vista mecánico: el posterior a una conversación, el de "pasabas por allí" y el bloqueo al primer tweet.

Dos de las seis condenas de bloqueo que sufro fueron posteriores a una conversación. Una es la de Albert Sáez (actual Director Adjunto de El Periódico de Catalunya). El señor Sáez colabora muy esporádicamente en el digital Liberal.cat y allí nos muestra su perfil más... liberal. Lo máximo que puede mostrar de eso, quiero decir.

Le hice un comentario en un artículo sobre lo escolar que me parecía, acusar a Estados Unidos y a otros de estar cargando contra el euro, teniendo en cuenta que buena parte de los activos en sus carteras están denominados en nuestra moneda. Por su peloteo a Bruselas añadí: "un artículo con mentalidad de burócrata". Ese sábado por la tarde el señor Sáez estuvo hablando conmigo por Twitter algo más de hora y media. Muy irritado cabe destacar. Pero no pensé que fuese a bloquearme. Así fue al cabo de unas horas.

No le comentes un artículo a un ayatolá del establishment público o serás bloqueado en nombre de la tolerancia. Se les cae su mundo.

El otro bloqueo después de varias conversaciones ha sido el que ha detonado la confección de este artículo. El jurista Joan Queralt -opinador habitual de tertulias en Catalunya- me bloqueó hace un par de jornadas por haber comentado una salida de tono suya en "8 al dia" contra el trader Josef Ajram. Ajram le comentó a la economista aplicada Miren Etxezarreta que las pensiones las pagaban los actuales cotizantes, lo que define nuestro modelo de pensiones como un sistema de reparto. Miren no pudo ni contestar porque el señor Queralt saltó con la exigencia a Ajram de que pidiese perdón por lo que acababa de decir. Esto provocó conversaciones en Twitter acerca de lo razonable que era lo dicho por Ajram. El señor Queralt apareció para llamarnos arrogantes. Él, que exigió disculpas en aquel tono a Ajram. Acto seguido, me encontré bloqueado por Queralt. Mi respuesta fue que hablase del asunto en cuestión, en lugar de calificar tanto. Imagino que hubiese bloqueado también a Ajram en directo si no hubiese quedado muy intolerante.

No reconozcas la autoridad moral que algunos se otorgan a sí mismos y serás bloqueado. Exigir petición de perdón por un comentario en televisión sobre el sistema de pensiones es de risa.

Algunos no soportan que otros piensen de forma autónoma y que se expresen sin su permiso. Suerte que el señor Queralt es jurista y no juez o legislador. Hay que decir que algunos tertulianos llevan muy mal los temas económicos o de mercado y están cansados. Llevan 4 años con el asunto y lo que les queda...

Los bloqueos de "pasabas por allí" son los menos irritantes. Esto me pasó con Don Ignacio Escolar. Me vio hablando con algunos de sus "trolls" (acosadores) habituales y me cayó el bloqueo. Creo que fue un error, muy similar a uno que me sucedió con un sacerdote muy activo en la red que ya me levantó el bloqueo. Aspiro a que Escolar un día también me desbloquee.

Finalmente, como decía, está el bloqueo al primer tuit. Es el caso de Rosa María Artal, la articulista del prestigioso digital dirigido por Enric Sopena. Le hice un comentario jocoso sobre el mal que había hecho la sección "El Rincón del Neocón" en El Plural. Le dije que había contribuido al abuso que se hace hoy del término "neocón" en España. La mayoría que lo usa no sabe de dónde salió dicho palabro. Y siendo sincero, supongo que hice algún comentario más en el mismo tuit sobre el prestigioso digital. Esto fue muy grave se ve. Merecía un bloqueo directo.

Un caso muy especial para mí en esta línea fue el de un prestigioso escritor catalán que no voy a mencionar porque lo admiro. Cosa que con los otros mencionados no me sucede.

Este escritor no puso nada especial, simplemente hizo un retuit de un artículo publicado en el PuntAvui, denunciando el hecho de que la crisis podía acabar con la pluralidad periodística en Catalunya, ya que el sector lo está pasando mal. El breve artículo explicaba situaciones y era en tono reivindicativo. A eso yo le contesté con una pregunta: "Aquesta tirallonga d'eufemismes és per evitar defensar obertament les subvencions als mitjans?". El escritor me bloqueó sin piedad.

El bloqueo del escritor y el de Joan Queralt me decepcionaron. No lo esperaba en absoluto. A uno lo admiro y el otro no me parecía tan intransigente. Es sorprendente que algunos que están en los medios para opinar reciban tan mal la opinión en Twitter de quien les escucha desde hace años. Parece que algunos esperan sólo aplausos.

Reconozco que mi nombre en Twitter (@AzoteLiberal) puede conducir al prejuicio sobre mi actitud. El tuit presentado con ese nombre puede parecer algo agresivo antes de escribirse. "AzoteLiberal" sólo es una marca, afortunada tengo que decir. Es fácil de recordar y dice mucho de lo que suelo escribir. Yo azoto sí, pero no insulto y no falto al respeto. Hago lo que puedo en crítica política, doy mi particular visión del liberalismo e intento buscar contradicciones en los discursos más humanos. Me gusta la conversación, intensa sí. Los humanos me distraen. No sólo pienso lo que digo, además digo lo que pienso. Y me encanta verme cambiar de idea, pero no lo cuento mucho en Twitter porque abusarían de mí otros azotadores. Azotar es examinar los postulados. ¿En un formato energético? Sí. ¿Y qué?

En el fondo a muchos liberales nos gusta la arrogancia moral del socialismo porque genera sus debilidades argumentales más divertidas. Están siempre con la guardia bajada en lo que a lógica económica se refiere. Se gustan tanto... Y de ahí mi nombre en Twitter. Azotar liberalmente es negar su superioridad moral.

Pobre democracia con algunos de los demócratas. Les molesta que les interpeles de tú a tú. O de tú a usted, eso es lo de menos. Sospecho que al señor Queralt le molestaba no poder controlar la lengua de Josef Ajram. Y el segundo debía pedir perdón por ser libre del pulpo burocrático.

Sospecho que lo molesto para muchos amiguitos de "lo público" es que algunos estemos muy liberados en un sentido poco habitual del término, ya se me entiende. Vivir arrimado al poder público esclaviza a uno, ya lo creo. Y a la vez intenta esclavizar a los que no viven del rollo ya que son los que lo pagan. Una impertinencia sí, pero tan real como que la riqueza se genera en lo privado para financiar lo público. No al revés. Como hemos perdido de vista cuál es la dirección del río, no sabemos dónde acabaremos. ¿Hace falta que recuerde que una subvención es una coacción? Y con frecuencia muy caprichosa.

Tienen todo el derecho a bloquear. Porque uno es un autoinvitado como seguidor de los demás. Pero yo alardeo de no haber bloqueado más que a bots. Y no será que no me hayan atacado e insultado un montón de veces. Pero no bloqueo porque tolero y aguanto, lo tengo planteado como un ejercicio mental, como un esfuerzo deseable. "Esfuerzo deseable" es un oxímoron para buena parte de la izquierda. No soy un tolerante de boquilla con alma totalitaria. La democracia es un buen sistema porque permite dirimir diferencias en paz y quien demuestra tolerar en su intimidad intelectual -esta vez sí- es un buen demócrata.

Los más maduros o menos jóvenes de mis lectores habrán entendido muy bien por qué he sido bloqueado. Lo único que lamento es haber escrito este texto quizá con demasiada pasión. Pues ésta no me gusta nada. Lo siento Eva, he traicionado expectativas.

Es la primera vez que escribo sobre las redes sociales. Mientras las causas de sus bloqueos sean motivo de reflexión y ocupen algo de mi tiempo no soy como ellos: un intolerante. Haya paz.

 

Tafanera

Blinklist

Fresqui

Del.icio.us

Barrapunto

Digg

Mename

Twitter

Facebook

Enviar a un amic  
5668
6
TORNAR