e-Noticies | Blogs blogs e-noticies e-noticies.cat

30 de Setembre de 2014

Artur Mas siempre gana

Cinco meses sin escribir sobre el tal Procés. Pero faltaban hechos substanciales para poder interpretar, ya hace mucho que la batallita retórica constante sobre el tema no me interesa. La anécdota declarativa diaria la dejo para los interesados partidistamente y para los emocionados nacionalmente. Estos últimos son los que responden a la cita de Schopenhauer: "Cuantas menos razones tiene un hombre para enorgullecerse de sí mismo, más acostumbra a enorgullecerse de pertenecer a una nación". Y hay muchos que han llenado de emoción su vida cotidiana con el tal Procés.

Ahora, además de actos cívicos y festivos, ya tenemos algo políticamente interpretable: el President ha convocado la consulta y el Tribunal Constitucional la ha suspendido cautelarmente como todo el mundo daba por hecho.

El 9N, tanto si no hay consulta, como si la hay en formato guirigay con urnas de verdad o con cajas de zapatos, Mas habrá hecho todo lo que habrá podido para salvar la situación política en la que quedó atrapado por un mal cálculo electoral después de las elecciones de 2012. Él ha cumplido su programa y el pacto de Gobierno con ERC: convocar la consulta esta legislatura. He aquí su esperanza electoral, después de lo que las encuestas han ido diciendo durante estos dos años de legislatura.

Artur Mas siempre gana porque nunca se la juega de verdad.

Si la consulta hubiese sido autorizada por las vías jurídicas propuestas, no suspendida, el resultado de la consulta no hubiese tenido consecuencias prácticas. Ni claras ni inmediatas. Por eso se llama no vinculante. Seguramente las tendría políticas y por lo tanto gestionables. Después se entraría en la fase anunciada de negociación política. He dado por hecha la victoria del Sí-Sí en este caso, además con la doble pregunta no hacía falta que sumase ni el 50% para que eso fuese propagado. Y es más que probable que sin consecuencias visibles para los electores esta opción ganase con cierta facilidad. Los del graduable "sentimiento independentista" son de decir "Sí" en las encuestas y en las consultas tipo encuesta. Tendríamos que ver qué hacen en un referéndum a la escocesa con todos los efectos y teniendo que pagar los precios del tránsito a la independencia. Sin responsabilidades, ni efectos materiales, es rematadamente fácil y divertido proyectar los deseos personales en un "nou país" que ningún político concreta precisamente para no acabar con la ilusión.

Pero ahora ya sabemos que la consulta ha sido suspendida por el TC. Y Artur Mas también gana. Porque la consulta -suponiendo que se celebre- sigue sin ser vinculante, aún con menos consecuencias reales y no se tendrán que afrontar los grandes impedimentos reales de la independencia. La consulta suspendida aún será más cívica y festiva con la pareja progubernamental Forcadell-Casals como monitoras de la hora del patio. No hace falta decir que en este caso el Sí-Sí está mucho más asegurado. Y a la vez cuestionado por la falta de legalidad y participación unionista, lo que conlleva que el President no tenga que actuar consecuentemente en relación al resultado.

En cualquiera de los dos casos, consulta autorizada o no autorizada, Mas ganaba. Alimenta su posición de mártir de la causa, refuerza su discurso victimista y gana fuerza en el pulso político que tiene como objetivo lograr más poder político en el Estado. Sí, en el seno del Estado. El Pacto Fiscal en la línea del concierto. ¿Dónde están los vascos en el tema catalán? Escondidos. Porque les incomoda, porque saben que tarde o temprano aparecerá sobre la mesa su situación de excepción fiscal que también desean la enorme mayoría de catalanes. Y que muchos liberales querríamos generalizar entre todas las CCAA para evitar incentivos perversos de carácter interterritorial, a favor de la competencia fiscal, de la responsabilidad presupuestaria y del crecimiento económico de aquellas regiones a las que chupar de la transferencia constante no les ha hecho ningún favor.

Lo que falta por ver es si el independentismo de última hora le compra la mercancía de no ir con toda la artillería a por la independencia. El de pura cepa es obvio que no se la compra. Y también tenemos que ver cuántos indepes de última hora, ya son de pura cepa. Sospecho que pocos, si tenemos presente el discurso democratista, ingenuo y voluntarista sobre la magia de votar. Algunos parece que sólo busquen la satisfacción moral de votar. O tener la sensación que votar es exactamente lo mismo que elegir...

En definitiva, no nos extrañe ver al President Mas recuperarse en las encuestas.

@AzoteLiberal en Twitter

 

 

 

Tafanera

Blinklist

Fresqui

Del.icio.us

Barrapunto

Digg

Mename

Twitter

Facebook

Enviar a un amic  
1192
0
TORNAR