e-Noticies | Blogs blogs e-noticies e-noticies.cat

07 de Gener de 2013

Lo más comentado del discurso del Ministro Morenés durante la Pascua Militar ha sido: "sin atender absurdas provocaciones". Es fácil pensar que se refiere al proceso político catalán. Si hay tal proceso...

Cuando hablan desde el ámbito militar todos se animan en Cataluña. Desde la opinión independentista se ha puesto el acento en "provocaciones", aprovechando la ocasión para desplegar una vez más los argumentos sobre el derecho a decidir y algunas arengas sobre la necesidad de "salir corriendo de España". Desde la opinión del ámbito progresista se ha puesto el acento en "sin atender", recordando que el ejército no debe interferir en cuestiones políticas y debe estar siempre bajo el control del poder civil. Y se preguntan cuál sería la alternativa a "sin atender". Hasta aquí nada fuera de lo habitual.

Un servidor se apunta a interpretar y quiere poner el acento en "absurdas". ¿Por qué el Ministro califica así el proceso? Sospecho que es porque no se lo cree o sabe que no va en serio. Y lo dice explícitamente de hecho, ya que confiesa que no lo atienden. Y en horas de trabajo no se atiende lo que no es serio. De paso, envía un mensaje a todos aquellos que puedan tener la tentación de pronunciarse, les dice que no pasa nada.

Si algo ha caracterizado al Gobierno de Rajoy y su círculo más influyente es su moderación verbal. Rajoy dicen que es así: prudente, relajado, congelador de problemas, nada dramático, de ir poco a poco y de no alarmarse. Y a mí no me gusta cuando esto lo lleva al terreno económico. Sobre el caso del proceso independentista no hemos visto ningún cambio en esta actitud. Los exabruptos más sonados los hemos escuchado en las periferias militares o en las periferias políticas del PP. Y tampoco han sido una gran cantidad. Lo que un servidor observa en el núcleo del poder madrileño es mucha calma sobre el tema, y ​​diría más, destacaría el alto grado de silencio monclovita. No hay estridencias, hay respuestas frías. Sólo hay que seguir las ruedas de prensa de cada viernes. Alarma no se ve. ¿Y en la dirección del PSOE? Tampoco.

Donde se ve la alarma de verdad y también la fingida es en los medios de la derecha española, ahí sí. Y todos ellos parecen querer presionar al Gobierno de Rajoy a golpe de portada llamativa. Y si lo quieren presionar, ¿por qué es? ¿Será que tampoco lo ven muy activo ni preocupado por los planteamientos que llegan desde Cataluña? A menudo los creadores de opinión más famosos de este ámbito parecen indignados con la pasividad de Rajoy.

Cuando se comete un crimen, se dice que para empezar se aplica la técnica del quid prodest. ¿A quién beneficia? Pues en este caso, hagámoslo al revés. ¿A quién perjudicaría el proceso de independencia? Es evidente que al poder político y burocrático central. ¿Y su reacción es intensa? A mí no me lo parece. ¿Quizá creen que el proceso no va en serio? ¿O saben que no va en serio? Y entonces es cuando tenemos que mirar a otros hipotéticos afectados por la incertidumbre del proceso. ¿Alguien ve mojarse demasiado a los agentes financieros y empresariales? Tuvimos el caso de José Manuel Lara. Nadie más. ¿Alguien ve que el tema preocupe en la Unión Europea? Parece que les preocupa bastante más salvar el sistema financiero español -incluido el catalán- que la independencia de Cataluña sobre la que se han posicionado tras la insistencia que venía desde aquí.

Comentado todo esto, parece que sólo están encendidos todos los partidos políticos catalanes y los medios en general, nadie más.

Si no se alarman los principales afectados por el supuesto proceso y no dan ningún paso importante, ¿por qué tengo que creer que hay un proceso serio sobre la mesa? ¿Saben qué pasa? Que con el teatro y las palabras de los partitócratas en el Parlament ya no es suficiente para creer que algo es cierto y va adelante. Algunos estamos viejos y descreídos a los treinta.

@AzoteLiberal en Twitter

Tafanera

Blinklist

Fresqui

Del.icio.us

Barrapunto

Digg

Menéame

Twitter

Facebook

Enviar a un amic  
1061
2
TORNAR