e-Noticies | Blogs blogs e-noticies e-noticies.cat

20 de Març de 2009

Durante los incidentes que se han producido estos días entre la policía catalana y grupos de estudiantes en Barcelona, se han registrado heridos y contusionados. La mayoría son estudiantes, aunque también hay policías y otros ciudadanos que se encontraban en la zona de los  hechos.

Vaya por delante la constatación de que estos hechos son impropios de una sociedad democrática y moderna y de que, como se ha dicho, recuerdan tristemente a eso que suele calificarse de "épocas pasadas", por no hablar claramente del franquismo.

Esta vez ha habido un dato que ha complicado aún más las cosas. Varios de los damnificados por la actuación policial son periodistas. Y sobre este punto, respecto al que parece haber unanimidad, convendría hacer unas matizaciones.

Los periodistas están en este tipo de situaciones porque hacen su trabajo. Si reciben un golpe, o varios, es como el obrero de la construcción que se cae del andamio o el militar al que le pegan un tiro. Entra en el sueldo. Es un poco crudo decirlo así, pero es la realidad.

Además, los periodistas son unos ciudadanos más. Son como cualquiera. Que unos periodistas reciban golpes de agentes policiales es grave. Pero es exactamente igual de grave que sean golpeados unos fontaneros, arquitectos o camareros. Ni más, ni menos. Los periodistas no son el ombligo del mundo.

Con motivo de todo esto, se está hablando de la libertad de expresión y de otras cuestiones similares. Menos lobos. Lo que daña la libertad de expresión es el control de los medios y de sus periodistas por intereses comerciales, financieros y políticos, que convierten a los periodistas en simples gestores de esos intereses.

Por lo demás, es sorprendente la beligerancia del Colegio de Periodistas de Cataluña en este asunto, y su silencio en otros casos, por cuestiones puramente políticas, partidistas o de intereses empresariales o de otro tipo.

Muchos de los periodistas que ahora claman al cielo en defensa de la libertad de expresión son los que han colaborado, gustosamente, en poner este oficio al servicio de intereses que, obviamente, no responden a una preocupaciones exclusivamente informativas.

Después de todo, examinando con un poco de atención el panorama de los medios informativos en Cataluña, ¿está alguien que sea realmente independiente en condiciones de decir que en Cataluña existe libertad de expresión?

¿Es que alguien cree que la amenaza a la libertad de expresión en Cataluña -y en otras partes- son  los golpes que unos policías incontrolados propinan a algunos periodistas durante unos incidentes callejeros? Seamos serios, por favor.

Dicho sea todo esto, por supuesto, lamentando los golpes, heridas y contusiones que han sufrido muchos ciudadanos en estos incidentes. Los periodistas y los que no son periodistas.

Tafanera

Blinklist

Fresqui

Del.icio.us

Barrapunto

Digg

Menéame

Twitter

Facebook

Afegir un comentari Enviar a un amic  
1822
4
Comentaris afegits 
Borat (Kazajstan) 22-03-2009 - 16:45
Nunca pense que repitieran lo mismo que el ejercito israeli o el de los EEUU: que no iban bien identificats, que estan en una zona donde caen tiros, etc. Ver para creure
Alfredo (Badalona) 22-03-2009 - 12:41
Si pero no. Los periodistas no se manifestaban. El peridiodista acreditatado y golpeado es una evidencia de que se golpeó a ciudadanos a sabiendas que no eran ciudadanos manifestantes. De ahí la gravedad. Por lo demás de acuerdo con usted.
josepxicot (barcelona) 22-03-2009 - 02:10
Lo que es imprópio de una sociedad moderna y democrática,es la toma de nuestra uni versidad,por los anti-sistema,con la excusa del tratado Bolonia,el orden público tambien debe regir en la universidad,la pagamos todos.A la universidad a estudiar.
Silvestre (Sant Sebastià Màrtir) 21-03-2009 - 02:11
Sí senyor ! Això és el que esperava llegir. La professió periodística està tan denigrada que aquests cops els hi han anat com a oli en un llum per a sortir com a defensors de la llibertat. Ara, quina hauria estat la reacció si el Conseller fos del PSC?
TORNAR