e-Noticies | Blogs blogs e-noticies e-noticies.cat

12 de Març de 2010

La verdad es que, dicho sea sin la más mínima intención de faltar el respeto al país o a sus instituciones, hay que admitir que estamos gobernados por una estructura, por un montaje, por un tinglado, que se parece mucho al camarote de los hermanos Marx.

Aquí se va tirando, se va viviendo, con una cierta apariencia de normalidad. Mientras no ocurra nada inesperado, claro. Mientras todo se desarrolle según lo previsto, según lo normal, y según lo que suele entenderse por habitual y rutinario.

Pero, en cuanto ocurre algo inesperado, imprevisto, aparece el camarote de los Marx. Y ya estamos en el follón, en la carajera, en el lío. Ya sea un incendio, un apagón, un temporal de viento, una nevada o cualquier cosa. En cuanto ocurre algo que no está dentro de los programas, el caos.

Cuando hay un incendio, los bomberos, cuya profesionalidad es indudable, tienen que someterse a la dirección de unos políticos que no tienen la más mínima idea ni de lo que es un incendio ni de lo que es un cuerpo de bomberos.

Estos políticos actúan con la única pretensión de quedar bien en las fotos, de arañar votos engañando a eventuales electores, y mientras tanto, van metiendo la mano -y la pata- en asuntos que ignoran, con una forma de actuar que, hablando de incendios, a veces tiene, lamentablemente, resultados trágicos.

Cuando hay una nevada, se colapsan las carreteras, se cortan las líneas férreas, se apaga la luz y el que tiene que dar la cara, simplemente eso, dar la cara, aunque no haga nada -mejor que no lo haga, visto lo visto- está en Mallorca. Luego vuelve, claro, en pleno follón, aunque no se sabe qué es peor, si que vuelva o que se quede.

Sus segundos, como es lógico, se dedican a hacer muchísimas ruedas de prensa, con muchas fotos y muchas televisiones, para decir que no pasa nada, con miles de ciudadanos atrapados en sus coches, en los trenes y sin luz.

Lo mismo ocurrió con el tremendo apagón del verano de 2007 en Barcelona, cuando el Gobierno de la Generalitat, el Ayuntamiento, el consejo comarcal, la Diputación y el sursum corda vestido de gobernante demostraron a las claras que su verdadera vocación es el cine cómico.

A la compañía eléctrica responsable de parte de estas historias, es necesario admirarla por su capacidad para torear a estos políticos. Los engañan una vez y otra, se burlan de ellos y los convierten en un auténtico hazmerreir, sin que nadie haga nada.

Bueno , sí, en plena nevada, el presidente de la Generalitat se fue para las oficinas de la compañía, a preguntar qué pasaba, siendo convenientemente toreado. En vez de pegar un puñetazo en la mesa -en la mesa de la Generalitat, no de Endesa- y poner firmes a los directivos de la compañía.

Por tanto, ¡chapeau! a estos amigos de las eléctricas. Porque hay que admitir que lo suyo tiene mérito. De todas formas, no es para tanto, porque para tomarle el pelo a estos aprendices de gobernantes tampoco hay que ser un genio. Así que menos humos. Pero tiene mérito, después de todo.

Al final, cuando en Madrid se hartan, tienen que venir los militares a desbloquear las carreteras o a poner generadores eléctricos para que los barceloneses tengan luz. Incluso -ocurrió hace pocos años- tiene que venir la Guardia Civil a desarticular bandas de delincuentes que asaltan casas en las urbanizaciones.

Todo lo cual tiene una cierta guasa, si consideramos que ocurre en un país con aspiraciones de independencia, de Estado propio y de formar parte de la UE. Dicho sea con todo el respeto por el país, por la independencia, por el Estado propio y por todo eso.

Aunque, admitámoslo, la situación -muy poco edificante, por lo demas- da un poco de risa. ¿O no? Dicho sea todo lo anterior, por supuesto, con el máximo de los respetos. Faltaría más. Que nadie se ofenda. Si no hay eficacia, ni capacidad, ni seriedad, ni ideas, al menos que haya sentido del humor.

Tafanera

Blinklist

Fresqui

Del.icio.us

Barrapunto

Digg

Menéame

Twitter

Facebook

Afegir un comentari Enviar a un amic  
1544
2
Comentaris afegits 
Salvador Ferrer-Bonsoms (Igualada) 14-03-2010 - 09:52
Cataluña no es una nación, sino una inmensa guardería para niñatos malcriados y viejos recaídos en su segunda infancia. El futuro es de Laporta, porque sabrá dirigir esto como una "penya culé". Fútbol, mucho fútbol, fútbol todos los días, a todas horas.
Llúcia (Vilafranca del Penedès) 13-03-2010 - 03:48
Amb una classe política així, tan inepta i grisa, el país haurà de tancar en 4 dies.Que ja ho estàn aconseguint.Cau una nevada i 200000 catalans tornen a l edat de pedra, escalfant-se amb llenya i a movent-se entre les ombres.Deplorable.
TORNAR