e-Noticies | Blogs blogs e-noticies e-noticies.cat

02 de Setembre de 2008

Es obvio que la nueva financiación que obtenga Cataluña será insuficiente porque, aunque haya un acuerdo, la crisis económica está disminuyendo de forma vertiginosa los recursos financieros de la administración central, de la Generalitat y de las administraciones locales. Es decir, que, incluso en la mejor de las hipótesis, es necesario hacerse a la idea de que habrá que apretarse el cinturón. Partiendo de esta realidad, habrá que preguntarse, de entrada, si la Generalitat de Catalunya está haciendo lo necesario al respecto. Porque no tiene mucho sentido culpar a Madrid de los problemas financieros de Cataluña al tiempo que la administración catalana derrocha el dinero.

Es lamentable que en Cataluña no haya suficientes recursos para tener un nivel adecuado en sanidad y enseñanza -porque no se tiene-, mientras se utiliza el dinero público en cuestiones de difícil justificación. Por decirlo con más claridad: no se puede ir por ahí con aires de grandeza, cuando las necesidades mínimas no están bien cubiertas. Es como esos aristócratas que tienen servidumbre pero no pueden comer.

Algo así es lo que está ocurriendo con la Generalitat. Sus gestores están actuando como si Catalunya fuera un estado, y están empleando una parte importante de los recursos de que disponen para alardear de eso, de que la Generalitat es como un estado, dejando de invertir en cuestiones más necesarias para los ciudadanos, aunque menos rimbombantes para los políticos que gestionan la Generalitat.

Hay problemas con la asistencia sanitaria -basta con ver las listas de espera o la falta de médicos en según qué épocas-, pero se despilfarra el dinero público en abrir embajadas en el extranjero, que no tienen la más mínima utilidad salvo para aparentar unas supuestas relaciones exteriores de un supuesto estado catalán. Y naturalmente, estas embajadas se inauguran por todo lo alto, sin reparar en gastos.

El sistema educativo no puede atender adecuadamente a los niños inmigrantes -incluso a los no inmigrantes- por falta de recursos, pero se promociona y se financian centros de enseñanza en la Catalunya Nord, para mantener unas ficciones que cuestan mucho dinero. Mientras, el sistema educativo público de Cataluña está cayendo, cada vez más, en manos privadas.

Dicen los gestores de la Generalitat que Cataluña tiene más pobres que habitantes hay en Extremadura. ¿Por qué no reducen el desproporcionado número de asesores innecesarios de que dispone cada consejero de la Generalitat y se dedica ese dinero a disminuir el número de pobres? ¿Por qué se empecinan los consejeros de la Generalitat en imitar -mal- a los ministros de Madrid, rodeándose de asesores para resaltar ficticiamente su importancia, cuando es evidente que la mayoría de esos asesores, además de ser innecesarios, ocupan puestos de trabajo creados para el  clientelismo, o sea, para dar un sueldo a amigos, familiares y amigos de los familiares?

La Generalitat hace bien en lloriquear ante el Gobierno central para obtener una mejor financiación, dado que no tiene fuerza para plantear este asunto de una forma más seria. Pero hay que predicar con el ejemplo. No se puede mendigar dinero para la sanidad, la educación, la inmigración o los pobres, y luego malgastar los recursos de que se dispone para alardear de estado, para aparentar que se es lo que no se es y para crear puestos de trabajo para los amigos.

La grandeza de Catalunya no consiste -ni consistirá- en mantener artificialmente el delirio de una estructura estatal inexistente, inservible y ridícula. Catalunya estará en el camino correcto cuando no necesite simular nada, cuando deje de estar conducida por unos políticos que se comportan con el grotesco catetismo de quien quiere aparentar que es lo que no es y que hacen el ridículo con sus patéticas ínfulas de autoridades estatales. Y, sobre todo, Catalunya empezará a ser más eficaz y más real, cuando el dinero empleado en esas estupideces se utilice para ayudar a los ciudadanos, especialmente, en unos momentos de grave crisis económica como los actuales.

Tafanera

Blinklist

Fresqui

Del.icio.us

Barrapunto

Digg

Menéame

Twitter

Facebook

Afegir un comentari Enviar a un amic  
2059
7
Comentaris afegits 
Roger (Badalona) 04-09-2008 - 22:15
Catalunya començarà a ser més eficaç i més real quan sigui independent.
lo tio pep (Bocairent) 04-09-2008 - 19:53
L'estat espanyol també es podria estalviar els Institutos Cervantes (el de NY caríssim) i dedicar aquests calés a pal·liar el dèficit fiscal....
Aleix (Bcn) 03-09-2008 - 22:26
Diuen que el castellà està perseguit a Catalunya, però el català està desapareixent de Perpinyà i no ens deixen evitar que passi.
Carolina (Barcelona) 03-09-2008 - 17:04
Sembla un article assenyat, però en realitat està farcit de mentalitat provinciana, perquè demana a Catalunya que es comporti com a una comunitat autonòma d'Espanya. Si realment ens creiem que som una nació, ens hem de comportar com una nació, no?
CATALONIA IS NOT SPAIN (DE SALSES A GUARDAMAR) 03-09-2008 - 14:59
AL QUE DIU AQUES ESPAÑOL QUE ELS CATALANS NO INVERTEIXEN EN SANITAT EL QUE ELS HI HA ROBAT ESPAÑA ES COM EL QUE DIU QUE ELS REIS NO PORTARAN RES ALS NENS D'ERITREA PERQUE NO MENGEN
TORNAR