e-Noticies | Blogs blogs e-noticies e-noticies.cat

21 de Desembre de 2012

La comedia iniciada por la firma del pacto de gobierno entre CiU y ERC ha culminado con una sesión de circo celebrada en el Parlament de Catalunya bajo el nombe de debate de investidura. De todas formas, todo indica que estamos solamente ante un capítulo más de una serie cuyo final todavía es demasiado pronto para imaginar, aunque es posible que se aproxime a algo muy parecido al ridículo.

Tenemos un presidente, Artur Mas, que en cualquier país normal habría dimitido inmediatamente después del patético ridículo electoral sufrido el 25 de noviembre. Que ahora no se cree lo que está haciendo. Que sabe que está trabajando para el programa político de otros (Esquerra). Y que está convencido de que todo este galimatías no lleva a ninguna parte, salvo al fracaso. Debería pensar por qué los del PNV se han desmarcado de su dinámica.

Además, es consciente de que sus grandes aliados y financiadores, los empresarios y los financieros, le han vuelto la espalda. Estos jefes de la empresa y de las finanzas dicen que están en contra de los nuevos impuestos que pretende aplicar el tándem Mas-Junqueras. No olvidemos que son los mismos empresarios, los mismos financieros, que propician los charcos de corrupción en que está enfangada CiU.

No es sólo eso. La realidad es que no pueden tolerar que no se les obedezca como hasta ahora. El populismo de CiU y ERC no puede dañar económicamente a las grandes empresas o a los bancos catalanes. Pero puede dar la sensación de que se está poniendo en duda su autoridad. Es decir, podría pensarse que se está cuestionando quién manda en Catalunya. Y hasta ahí podíamos llegar.

Duran i Lleida, que sabe perfectamente lo que piensan el empresariado y los bancos, le pone a Mas cara de enfado, pero no se atreve a llegar más lejos. De hecho, es consciente de que Unió, sin Convergència, tal vez ni siquiera entraría en el Parlament. Por tanto, hay que nadar con los de Convergència, guardar la ropa con los lobbies empresariales y financieros, y esperar a ver qué pasa.

Los de Esquerra están realizando una sorprendente interpretación de cómo son capaces de cualquier cosa con tal de tocar poder. Hasta hace poco, estuvieron siete años participando en una patética alianza con la burgueses pijos y progresistas del PSC y los permanentemente desorientados -¿cuándo decidirán qué quieren ser cuando sean mayores?- de ICV, para repartirse los beneficios del mando político.

Y ahora, después de esos siete años, no tienen ningún inconveniente en aliarse con otros burgueses, estos ya no tan pijos, los de CiU, para estar otra vez en la pomada. En la pomada y en el reparto. Hay que tener en cuenta el dato de que CiU fue durante siete años la oposición a los tripartitos. Es decir, que Esquerra se ha limitado a dar un paso de un lado a otro, para mantenerse a flote.

¿Podrían explicar esto los amigos de ERC? Porque es difícil de creer que simplemente sustituyendo a unos cuantos jefes puedan cambiar todos los enfoques del partido. Y las tan elogiadas, asamblearias e indómitas bases de Esquerra, ¿qué pintan en este baile de dirigentes? Porque esto se parece más al centralismo democrático de los leninistas que a un partido supuestamente asambleario. Se ve que estas bases, tan legendariamente independientes, consideran tan independentista a Montilla como a Mas.

El espectáculo, el circo, el show, está teniendo otra sesión inolvidable con los movimientos del PSC, un partido que ha convertido un hundimiento electoral en "una derrota digna", y que tiene un primer secretario que, durante el debate de investidura dijo aquello de "yo soy un líder". Y lo repitió varias veces. Mientras, los escándalos de corrupción centrados en los ayuntamientos, siguen desmontando un partido creado a partir del eje municipalista. ¡Vaya futuro!

El desconcierto de estos burócratas ante la súbita conversión de Artur Mas al independentismo les ha llevado a resucitar el federalismo asimétrico de Pasqual Maragall, con la diferencia de que estos ni siquiera saben de qué están hablando. Desde Madrid, los ultranacionalistas españoles del PSOE los observan entre la curiosidad y la ira.

Y el PP catalán se ha quedado donde siempre estuvo, al margen.   Y ahora, todavía más al margen, porque el teatro de operaciones contra el independentismo de pandereta de Mas-Junqueras se ha trasladado a Madrid, lo que no deja de ser peligroso, porque a esta gente se le puede ir la mano. Basta con el comportamiento de extremistas del españolismo como Wert o Montoro. Alguien debería atarlos en corto.

Por lo demás, los de ICV siguen en su eterno dilema, a la búsqueda de una identidad. La perdieron cuando quisieron competir con los burgueses pijos del PSC, cuando creyeron que la izquierda consiste en ir en bicicleta y hablar de la sostenibilidad de todo, absolutamente de todo. Cuando decidieron que ni son de izquierdas ni de derechas; ni independentistas ni federalistas; ni españolistas, ni antiespañolistas; ni obreristas ni antiobreristas....

Y por último, uno se pregunta qué carajo pintan en este circo los únicos tipos serios que han aparecido en la pista, los de la CUP. ¿Qué hace una gente así en el escenario de esta patética comedieta? Bueno, ya lo aclararán.

Tafanera

Blinklist

Fresqui

Del.icio.us

Barrapunto

Digg

Menéame

Twitter

Facebook

Afegir un comentari Enviar a un amic  
3531
5
Comentaris afegits 
Gongylus (Girona) 25-02-2013 - 22:45
Ostres, llegint el senyor Galeote (viento en popa a toda vela) m'acabo d'adonar que tenim un país, un parlament i uns ciutadans de pandereta. Però que no era el país veí el de la pandereta? Gràcies senyor Galeote per il·luminar-nos.
Gerard (Barna) 18-01-2013 - 18:20
Home Galeote, si tots els partits són tan patètics (no dic que no) excepte la CUP, és ben clar el que hi pinten. No els vulgui expulsar, n'hi hauria d'haver més com aquest i amb més diputats. O no? S'ha passat de frenada em sembla.
jaume (valls) 17-01-2013 - 22:53
Galeote, se me pansido el geranio que tenia en una raconada del patio, lo he puesto a reser, a ver si se me arregla.
Jordi (Girona) 10-01-2013 - 21:19
ves, el senyor Galeote es sent universal, això dels catalans per a ell son collonades.. Com diria Grucho Marx després de llegir-lo, " y dos huevos duros"
Marc Dalmau (Barcelona) 05-01-2013 - 17:27
La democracia es una farsa (nomes a Catalunya). El Parlement es un circ ( nomes el catala) i els parlamentaris uns paiasos ( els catalans). Quines ganes de ser independents perque aquets "analistes" fotin el camp.
TORNAR